miércoles, 24 de agosto de 2016

Miércoles Mudo: Mi 31 cumpleaños en la ciudad de Cuenca.

Yo con el Parador de Cuenca detrás, en el cual pasamos la noche

¡El cumpleaños más feliz de mi vida, como no junto a mi marido! Pasamos un día de ensueño. Más fotos en instagram.

Vistas de Cuenca desde el Parador

"Miércoles mudo" es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, sólo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

domingo, 21 de agosto de 2016

Como perdí 20 kilos.Mi experiencia.

Mi experiencia con la pérdida de peso

Es posible que no sepas que hace un par de años pesaba 20 kilos más que ahora. A pesar de ser vegetariana, mi salud y mi vida en general se veían afectadas por el exceso de peso. Mucha gente cree que si eres vegetariana tienes que estar delgada, pero obvian el hecho de que las patatas fritas, el chocolate, los dulces, los fritos...también son vegetarianos, y por lo tanto, si los consumes a diario o muy a menudo, pues lo más probable es que delgada lo que se dice delgada no estés. La comida basura, los ultraprocesados...pueden ser veggies pero nunca sanos.

Mi caso además no era algo puntual, sino que el sobrepeso ha estado presente en mi vida desde la niñez. Así que cambiar pautas y conseguir logros era algo que yo veía muy complicado, ya que jamás había estado delgada o en normopeso (sólo lo conseguí una vez, durante unos meses cuando tenía 13 años y fue "gracias" a dejar de comer, a tirar comida a escondidas...lo cual por suerte sólo pude mantener durante un tiempo para luego volver a mis hábitos de siempre, que como ya sabes tampoco eran buenos...).

Mi primera dieta me la dio un endocrino de la seguridad social al que me llevó mi madre. Me sacó un papel impreso de un cajón (el mismo papel que para todo el mundo), me midió, me pesó y me dio cita para tres meses después. No recuerdo que edad tenía, pero sería entre los 8 y los 10 años. Ni que decir que en la segunda cita pesaba lo mismo o incluso algo más, ya que yo había sido incapaz de seguir aquella fotocopia que no estaba adaptada a mí y que además me hacía sentir culpable y señalada cuando en casa o en el cole todos podían comer lo que quisieran menos yo. Fue un auténtico desastre. Después de aquello y según iba cumpliendo años se iban sucediendo frente a mi dietas de todo tipo, que sólo era capaz de aguantar unos días para luego volver a las andadas. Ninguna dieta fue diseñada por un profesional de verdad. Ninguna me ayudó a alcanzar un peso saludable. Todas me hacían sufrir y en cuanto caía, sentirme culpable y avergonzada por no ser capaz de llegar a mi objetivo. Ninguna me enseñó a comer. Ninguna me explicó que el ejercicio físico es importante por múltiples razones, no sólo por un motivo estético. A esas alturas de mi vida, muy cerca de los 30 años, parecía claro que nunca iba a conseguir vivir dentro de un cuerpo que me gustara...

¿Quieres saber por qué te cuento todo esto? Pues para que veas el lugar desde el que partí y te des cuenta de que no hay casos imposibles. Porque si yo he podido tu también. Sólo hay que ser valiente, tener criterio y una buena motivación que te sirva no sólo para empezar, sino para seguir hasta el final. ¿Quieres saber cómo lo conseguí? Ahora mismo te lo cuento.


Mi primer impulso, la Dra: Odile Fernandez

La primera persona que me hizo hacer "click" fue la Dra. Odile Fernández, del blog Mis Recetas Anticáncer. Un miembro de mi familia política estaba haciendo frente a esta enfermedad (de la que por suerte se curó y está ahora genial) y yo empecé a leer a Odile bastante a menudo. Durante toda mi vida la comida había sido para mí una fuente de placer y a la vez de destrucción, que se reducía a simples calorías, cuyo exceso de ellas me hacía tener sobrepeso u obesidad. Pero a partir de ese momento mi motivación para adelgazar cambió. Me di cuenta de que lo que comemos nos puede ayudar a enfermar o a sanar (aparte de más factores, claro). Yo ya no sólo quería estar delgada por un motivo estético, ahora también quería tener salud. Que los alimentos me hicieran sentir bien, ágil, prevenir enfermedades que pueden ser evitables...Ese fue mi primer paso, el cambio de enfoque, que tanto me ayudó. Por ello empecé a introducir pequeños cambios que me hicieron perder los primeros kilos. Comencé a salir a caminar varios días en semana, a comer más fruta y verdura, a reducir el consumo de ultraprocesados...todavía hacía muchas cosas mal pero los primeros pasos ya estaban dados. De hecho la palabra dieta desapareció. Simplemente empecé a cambiar de hábitos. (Me gustaría hacer un pequeño inciso: si alguien lee esto y piensa en seguir terapias "alternativas" y dejar su tratamiento oncológico para curar el cáncer, que sepa que NO es esto lo que se promueve, sino que aparte de tu tratamiento médico, lo ideal es practicar ejercicio físico, tener una actitud positiva ante la vida y comer alimentos saludables para así poner más de tu parte en la batalla contra el cáncer/o para intentar prevenirlo. Pero no sólo para eso, sino para tener una vida plena en general. Ten sentido común por favor. Seguramente muchos nutricionistas no estén de acuerdo en algunos puntos con Odile ya que ella es médico de cabecera y no dietista/nutricionista. Pero yo me quedo con su mensaje positivo que a mi personalmente me hizo tomar las riendas de mi vida y cambiarla a mejor).


Mi nutricionista, Lucía Martinez

Como veis yo ya había comenzado a cambiar mi vida, todo empezaba a mejorar, pero la realidad era que aun así seguía estando bastante perdida en cuanto a nutrición se refiere. Y es que muchas veces creemos estar haciendo las cosas bien y la realidad es que no tenemos ni idea, que nadie nos ha educado para aprender a comer bien. De hecho actualmente la tasa de sobrepeso en España es del 40%, y la de obesidad del 20%, así que por algo será (ya que casualmente todo el mundo te dice que sigue una dieta sana mediterránea pero en la práctica no es así, sino todo lo contrario). Fue en ese momento cuando Lucía Martinez Arguelles, autora del blog Dime que Comes y cofundadora del Centro Aleris en Madrid, se convirtió en una fuente inagotable de sabiduría en el campo de la nutrición para mí. Cada día leía sus posts, los enlaces que compartía en redes sociales, sus consejos nutricionales, sus "no comas pasta con verduras, sino verduras con pasta", sus "dejad de flipar con la repostería casera", sus "dejad de flipar con los activias", sus explicaciones para aprender a leer el etiquetado de los productos (os recomiendo especialmente el del azúcar, el de la fibra y lo integral y el de las grasas)... que me vinieron tan bien.  Gracias a ella ¡por fin! aprendí a comer bien, a tener criterio y discernir entre lo que puede tener sentido y lo que no, a no dejarme engañar más por la industria alimentaria, a saber qué proporción de cada grupo de alimentos debería haber por norma en mi plato...Al final de mi proceso de pérdida de peso se convirtió en mi nutricionista oficial, lo cual me sirvió para verificar que estaba haciendo las cosas bien, me hizo una dieta que se adaptó a mi vida y a mis gustos, y la verdad es que no puedo estar más contenta con ella y lo profesional que es. Ojalá la hubiese contratado antes. Me hubiera ahorrado mucho tiempo, salud y dinero perdidos en cada dieta milagro que seguía. (Si necesitas adelgazar te recomiendo encarecidamente poner un nutricionista en tu vida. Pero uno de verdad, que hay mucho falso gurú suelto. Deja a un lado la "dieta de la piña", la de "la alcachofa", la que ha salido esta semana "en no sé cual revista" o la que te pueda proporcionar alguien que diga dedicarse a esto pero que no tiene el título oficial de dietista nutricionista o el de técnico superior en dietética. Sólo ellos tienen cobertura legal para poder realizar este trabajo).



Mi psicóloga, Estela Nieto

Pero esto no es todo. Todavía tengo que hablaros de otra protagonista en mi proceso de pérdida de peso. Ella es Estela Nieto, autora del blog estelanieto.com y de Nutrición Esencial junto a su marido Iván. ¿Y por qué es tan importante ella en mi historia? Pues voy a intentar explicartelo de manera sencilla. ¿No te ocurre a veces que ya sabes (nutricionalmente) lo que tienes que hacer para conseguir tu meta, y aun así no lo haces, por más que desees llegar al objetivo? Cuando tú mismo eres quien te boicoteas constantemente, cuando sientes que no puedes confiar en ti mismo, que te faltan herramientas y recursos para conseguir hacer realidad tu propósito, cuando te devora la ansiedad...todo esto es señal de que necesitas un/a buen/a  psicólogo/a en tu vida. Porque dime, si ya has intentado ciertas tácticas y nunca te funcionan, ¿no crees que ha llegado la hora de pedir ayuda? Yo siempre caía a los pocos días de empezar las dietas. Porque siempre era todo o nada, porque si me llenaba un plato tenía que comérmelo todo aunque llegase un momento en el que ya no tuviese más hambre, porque quería hacer una dieta tan "perfecta sobre el papel" que luego era imposible de seguir en la vida real y eso me frustraba y me hacía abandonar, porque si caía un día, en vez de levantarme inmediatamente me regodeaba en ello y seguía cometiendo errores sin parar... Pero cuando Estela con su programa I love me llegó a mi vida, me hizo ser consciente de mis errores y cómo superarlos. Y así perdí los últimos 10 kilos, asesorada por la mejor profesional.

Mi antes y el después

¿Y ahora qué? Pues ahora soy feliz con mi cuerpo, que no es perfecto, pero que lleva más de año y medio estable en normopeso tras una vida de sobrepeso y obesidad. Me gusto, me cuido, me saco partido, mis analíticas han mejorado, me siento bien...Y eso es lo más importante, ser la mejor versión de mí misma, y no aspirar a cánones de belleza absurdos e irreales como los que nos venden hoy en día, porque ¿sabes qué? que ni falta que hace. Creo que esta es una segunda batalla que hay que librar, y no menos importante que la primera. Porque como me dijo Lucía Martínez, ¿vas a ser más feliz por pesar dos kilos menos? ¿Tu familia y amigos te van a querer más? ¿Vas a ser por ello más profesional en tu trabajo? Seguramente no, y por eso es tan importante saber parar con tu exigencia mental (y es que a veces nunca es suficiente y queremos más y más, a costa de lo que sea y sin ningún sentido), seguir con tus pautas saludables y amar tu cuerpo tal y como es dentro de un estilo de vida sana.

Ahora más feliz que nunca, y no sólo por los kilos que me he quitado

También tengo que decir que (al menos en mi caso) he necesitado no sólo un cambio a nivel técnico (nutricionista, psicóloga...) sino también un cambio a nivel interior. La vida me dio una oportunidad, la de mudarme a una nueva ciudad, la de dejar de hacer lo que no me gustaba y poder hacer lo que sí, la de contraer matrimonio con la persona que quiero, la de tener un rol deseado en mi nueva familia... y todo eso me empujó a querer coger todos los trenes posibles hacia una vida plena y feliz. Y eso he hecho, aquí estoy. No dejes tú de cumplir tus sueños ni de coger trenes, no dejes de crecer en tu interior.