viernes, 18 de septiembre de 2015

Tarta de galletas vegana.



Hoy toca receta dulce de esas de "toda la vida". El mes pasado cumplimos años Paco y yo, así que tuvimos una buena excusa para dar rienda suelta a nuestros dulces caprichos cumpleañeros. Y gracias a eso hoy, os traigo la receta.

El año pasado encargamos nuestras tartas de cumpleaños a un auténtico profesional de la repostería vegana, pero en esta ocasión me apetecía cambiar y atreverme a hacer yo misma la tarta de cumple de mi marido, una tarta hecha en casa con mis propias manos y con mucho amor.

El resultado ha sido muy bueno, ha gustado a todo el mundo, y es que la típica tarta de galletas de la abuela suele ser un acierto seguro. Aunque a mi me recuerda más a mi etapa en el Grupo Scout Naturaleza, ya que el último día de campamento era toda una tradición que nuestras lindas cocineras nos deleitaran con esta rica receta. Es algo que recuerdo con mucho cariño, y que yo ahora rescato de mis recuerdos en versión vegana, libre de sufrimiento animal.




Ingredientes:

- Un paquete de galletas sin ingredientes de origen animal.
- Un litro de leche de soja (yo usé marca Alpro), y un poco más para mojar las galletas.
- Dos sobres para hacer natillas y/o flan.
- Seis cucharadas de panela (y un poco más para el chocolate).
- Una tableta de chocolate para fundir.
- Yerbabuena o lo que quieras para decorar.

Manera de hacerse: Primero prepararemos nuestro flan-natilla vegana, según las instrucciones del fabricante (para ello necesité el litro de leche de soja, las seis cucharadas de azúcar y por supuesto dos sobres de flan, y seguí las instrucciones del flan porque queda con mejor consistencia y cuaja más que si seguimos las instrucciones de las natillas, en las que solo se utiliza un sobre del preparado).

Para hacer el chocolate lo que haremos será fundir la tableta al baño maría. Cuando lo tengamos fundido, añadiremos un poco de leche de soja y panela al gusto. A ojo, lo que admita, pero con cuidado de que no quede demasiado líquido.

A continuación cogeremos las galletas y las iremos mojando una a una en un plato que habremos preparado previamente con un fondo de leche de soja, y según lo vayamos haciendo, las vamos colocando en el fondo del molde que habremos escogido para hacer nuestra tarta (preferiblemente cuadrado o rectangular, ya que nuestras galletas tendrán esa forma).

Cuando tengamos nuestra primera capa de galleta colocada, verteremos sobre ella una capa de flan. A continuación pondremos otra capa de galleta mojada en leche de soja, luego una capa de chocolate, después otra de galleta mojada en leche, más tarde de nuevo otra de flan...y así iremos alternando capas hasta conseguir el grosor de tarta deseado, siendo la última capa siempre de chocolate.

Lo metemos en el frigorífico unas horas hasta que se enfríe y cuaje bien. Queda muy bien de un día para otro, así te aseguras que haya cuajado y además la tienes lista con antelación. Ya solo te queda decorarla si quieres, servir, ¡y disfrutar!


Decirte que tengas en cuenta que si quieres hacer una tarta grande tienes que duplicar cantidades, ya que a mi me salió una tarta para aproximadamente unas seis-ocho personas.

Por último me gustaría darle las gracias a Estela Nieto, del blog Nutrición Esencial por haber hecho de manera desinteresada las fotos que ilustran este post. ¡Gracias amiga!