miércoles, 20 de mayo de 2015

¡De vuelta al mundo blogger!

Visto aquí

Ya estamos a finales de mayo... ¿Pensabais que no iba a volver por aquí, verdad? Y no me extraña, llevo todo este año sin publicar, desde el mes de enero no he asomado la patita por aquí...

Pero hoy ¡por fin! vengo a contaros un poco que ha pasado, como me siento, y lo que va a pasar con este espacio que ha sido muy importante para mi durante mucho tiempo (y lo sigue siendo).

Empecé 2015 con muchas expectativas, esperando que fuese la continuación de un 2014 que fue espectacular (como ya sabéis en 2014 me mudé a Madrid con mi chico, empecé a vivir más saludable y a perder peso, conocí amigas bloggers con las que hablaba desde hace mucho tiempo, estaba a tope con todos mis proyectos...) y me apetecía mucho compartir todo esto con el mundo. Pero sin embargo, durante lo que llevamos de 2015 esto no ha sido así. Os pongo un ejemplo: en enero me embarqué en una aventura nueva y (para mi) hacia fuera llamada Mujeres Vegetarianas, pero pronto me di cuenta de que yo sentía la necesidad de estar hacia dentro, de vivir en recogimiento, de invernar. Sin redes sociales, sin contar lo que me pasaba a los cuatro vientos, centrándome solo en mi familia y en mi... Sin fechas de publicación ni compromisos con nadie. Necesitaba todo el tiempo del mundo para fraguar lo que pasaba dentro de mi. De aceptarlo, de asimilarlo, de disfrutarlo. Y ahora que ya ha pasado todo veo que esta etapa ha sido muy positiva, porque estaba en un punto en el que necesitaba tener ese espacio y ese tiempo para mi. Digerir todo lo que había vivido los últimos meses y evaluar como quiero seguir viviendo mi vida.

Visto aquí

Quería cuidar más a mi familia, centrarme en mi gran boda veggie (¡pronto me caso!), en seguir con mi vida saludable (¡ya estoy en normopeso tras años de sobrepeso rozando la obesidad!), cortar el mal hábito de pasar mucho tiempo enganchada a las redes sociales y centrarme en el aquí y en el ahora, plantearme si merecía la pena ir a por todas para terminar un proyecto pendiente, pensar en nuevos proyectos por descubrir...Y sobre todo, simplemente, ser feliz.

¿Y sabéis que? Que ahora estoy más a gusto conmigo misma, por haberme escuchado y haber hecho lo que me pedía el cuerpo, porque lo necesitaba.

Muy pronto me caso. Estoy muy feliz por ello. Centrada en los preparativos y asumiendo que vamos a dar un paso muy importante en nuestras vidas.

Estoy cuidando de mi hogar, de mi familia, intentando ser la mejor ama de casa. Adoro cocinar todo casero y tener mi hogar en calma y armonía.

Estoy disfrutando de mi normopeso. Contenta por haber dejado atrás la dieta anticándida que realicé durante unos dos meses, y que no me ha dado más que problemas y que ahora con perspectiva siento que ha sido una locura. Una dificultad que me puse en el camino cuando me estaba curando de mis ansiedades, y volviendo a recuperar el control de mi vida. A los que me leéis os aconsejo que no hagáis locuras, no sigáis dietas, no os impongáis restricciones más allá de las éticas. El único camino hacia la salud es una dieta equilibrada. Y si tenéis un problema con vuestra alimentación ¡acudid a un nutricionista y/o a un psicólogo que os ayude! Yo por fin tras meses de trabajo siento que ¡¡por fin!! he encontrado el equilibrio. Y en parte es gracias a mi amiga y psicóloga Estela Nieto, y su programa I love me.

Y a partir de ahora volveré a escribir en Espinacas con Garbanzos. Eso sí, a mi ritmo, cuando pueda y quiera, sin presiones. Así todo fluye mejor y puedo realmente compartir lo que me sale de dentro.

Os adelanto algunas cosillas que tengo pendientes de publicar: un fin de semana otoñal y en muy buena compañía en el Caserío da Castiñeira, una nueva entrada en la sección "Historias que me inspiran", un viaje a Oporto muy especial,...y como siempre recetas, documentales, recomendaciones,... Todo esto muy pronto, aquí, en Espinacas con Garbanzos.

6 comentarios:

Ester de la Fuente dijo...

Bienvenida de vuelta guapa!!! :)
Que alegría ver que tu vida va cogiendo su rumbo, que estás donde quieres y con quien quieres estar, y que se van cumpliendo tus propósitos a su ritmo, sin forzar.
Un fuerte abrazo!!! :-*

Las Cosas de Rocío dijo...

Hola Caro, quiero darte la enhorabuena por decidirte a echar el freno y mirar dentro de ti misma. Creo que es un paso muy necesario y a su vez poco frecuente: "no tenemos tiempo". Pero quizás el día que tengamos tiempo estemos en posición horizontal y más tiesos que una mojama. Me alegro de que vuelvas y de que estés tan contenta.
Un beso y que disfrutes con los preparativos de la boda :-)

Eva de Come en Verde dijo...

Desconectar para volver a conectar siempre se necesario. Y reencontrarse con una misma es esencial. Yo he pasado una etapa parecida, me hacía falta desconectar para reencontrarme. ¡Bienvenida de nuevo!

Pekeña Carolina dijo...

Hola Ester!! Muchas gracias por compartir mi felicidad conmigo, tengo unas ganas de conocerte!! Un besazo!!

Pekeña Carolina dijo...

Hola Rocio! Muchas gracias por tus palabras!!Que buena reflexión la del tiempo, la verdad es que no te falta razón, y es algo que deberiamos tener muy en mente!! Un abrazo y gracias por los buenos deseos!!

Pekeña Carolina dijo...

Hola Eva!! Si que hay que tomarse un tiempo de reflexión siempre, es importante parar y meditar para poder volver al camino!! Un abrazo muy fuerte guapa!!