viernes, 10 de octubre de 2014

Historias que me inspiran: Luciano Bonfico.


Esta es el primera entrada de una serie de posts que voy a publicar sobre personas que me inspiran y me motivan. Con su ejemplo de vida sana y natural se han convertido en una fuente de inspiración para mí, motivándome y ayudándome a desterrar esquemas mentales caducos en los que estaba anclada. Actualmente estoy viviendo muchos cambios personales, he iniciado un camino hacia la felicidad que no pienso dejar. Un camino en el que llevo toda la vida pensando, pero que hasta ahora no había empezado. Me empiezo a sentir plena y dichosa, a disfrutar del camino, a ver resultados,...A QUERERME en mayúsculas, a cuidarme y a mimarme como me merezco. Como todos nos merecemos, porque tú también te mereces la oportunidad de ser la mejor versión de ti mismo.

De Luciano Bonfico me llamó la atención su cambio radical, y su amor por la vida y por los animales (¡me encanta su gato Mapache!). Pasar de pesar 150 kilos, tener diabetes, estar ingresado en una clínica con un pésimo estado de salud... a encontrarse delgado, completamente sano y feliz, no debe ser nada fácil. Y todo eso lo logró gracias a un estilo de vida crudivegano. Poco a poco pero con muchas ganas, consiguió todo lo que quería. Y para ayudar a otros que se encontrasen en su misma situación creó una página web llamada Recetas Crudas, en la que podéis encontrar recetas, ideas para comer en todo un día,... Su estilo de vida me motiva a cuidarme y a consumir vegetales y frutas crudas. A incluirlas más a menudo en mi dieta. Y sobre todo, lo que ha conseguido en mí Luciano Bonfico con su testimonio, es contagiarme las ganas de llevar a cabo un cambio en mi vida. Un cambio muy bonito, que ya he iniciado. Os dejo con una entrevista suya en la que nos cuenta su experiencia, y con un texto que compartió en su facebook, que me llegó muy adentro, y que pienso que puede ayudar a cualquier persona que justo esté empezando a cuidarse.

Buenos Aires, 8 de Junio de 2014
Esto que escribo hoy es para todas las personas que me escriben y me cuentan que se ven mal, que no están contentas cómo están, que no se sienten bien y también para aquellas personas que me puedan estar leyendo en este momento y lo necesiten. Quiero darles ánimo, quiero encontrar una forma de motivarles para que estén bien, decirles que se puede, que tienen que confiar en ustedes mismos, saben que yo en una etapa de mi vida me encontraba tan mal y sólo que ya nadie confiaba en mí, nadie creía que con 150 kilos, totalmente abandonado, sin energía ni ánimos de hacer nada en mi vida, con una alimentación tóxica, con la diabetes y la glucosa en 500 al borde la muerte, un día iba a hacer clic y poder revertir todo eso. Hoy, después de 2 años y medio, ya estoy en 80 kilos y con una vida saludable, lleno de energía y felicidad. ¿Y saben qué fue lo que me permitió cambiar? El secreto fue que nunca dejé de creer en mí, aún en mi peor momento, cuando ya nadie más lo hacía, yo creí en mí. Por eso quiero decirles, no esperen que los demás crean en ustedes, sean ustedes los que crean en ustedes mismos y todo va a estar bien. Lo que ven hoy y no les gusta en ustedes, es un reflejo del pasado, algo que tal vez no hicieron bien ya sea con respecto a la alimentación o en la parte emocional de sus vidas que los llevó a estar cómo están, no vivan el pasado, vivan su presente. A partir del momento que me cuentan que se empezaron a cuidar, a querer, a valorar, este es su presente, por más que en algunos casos tengan mucho sobre peso, en otros estén por debajo de su peso, a eso me refiero que es el pasado, por más que hoy un espejo o una balanza les muestre algo con lo que no están a gusto, es un simple reflejo de lo que hicieron y acumularon en su pasado, no refleja su presente porque tienen que saber que su presente es distinto, su presente es comenzar a soltar todo eso, y es de a poco y a veces lleva tiempo, por eso tienen que ser pacientes, no desesperarse, ir de a poco pero con convicción y seguridad, tengan tranquilidad porque su presente es los cambios que ya empezaron a hacer, cambios que tienen que ser motivación para seguir adelante y no desanimarse. Empezaron a quererse y a veces no son conscientes o no se dan cuenta, de estas pequeñas cosas que empezaron a hacer por ustedes pero que tienen un valor incalculable, como salir a caminar, preocuparse porque no les faltan las frutas y vegetales en casa, cosas simples que tal vez al principio cuestan un montón pero luego se convierte en una forma de vida y ya sale casi automático, naturalmente y su cuerpo les pedirá hacer ejercicio porque quiere estar bien. Y si aún no empezaron a hacerlo, este es el momento, abran la puerta de esa prisión interior que los mantiene encerrados, el poder de hacerlo y la llave para abrirla está en ustedes, se encuentra en su interior, por eso búsquenla para encontrarla sean sus propios maestros, escuchen sus cuerpos y sean felices. No se queden sólo con todo lo bueno que tienen para darse a ustedes mismos, de a poco también ayuden a otras personas que lo necesiten, a los animales no humanos también, todos tenemos algo bueno para dar y compartir, cuando damos lo mejor de nosotros empieza a fluir una energía positiva a nuestro alrededor, eso que llaman buena vibra y empieza a cobrar sentido la vida, claro que todos podemos tener un mal día, un accidente o cualquier obstáculo o barrera que nos dificulte lograr nuestros objetivos pero la actitud con la que encaremos la vida será lo que nos llevé a superar esos obstáculos y atravesarlos con alegría y plenitud así como también la parte emocional influye al cargar con cargas pesadas del pasado, por eso anímense a soltar un poco más, desprenderse de todo eso malo que formó parte de su pasado, vivan el hoy, con muchas frutas crudas y vegetales crudos, llenen de vida su vida. ¡Este es el momento, este es su momento, ánimo, si yo pude, ustedes también!
Luciano Bonfico


Muy motivador, ¿verdad? ¡Que paséis un estupendo fin de semana!

lunes, 6 de octubre de 2014

Restaurante Vegetariano Vegaviana.

Visto en Tripadvisor, aquí.

La semana pasada tuvimos la suerte de pasar un día estupendo en el centro de la ciudad. Hacía tiempo que no nos acercábamos por allí, y la verdad es que nos lo pasamos genial. El centro de Madrid es un lugar bullicioso, con cierta algarabía, pero también un sitio lleno de sorpresas y lugares en los que comer muy bien vegano y vegetariano. El paraíso para una pareja de vegetarianos como nosotros.

Después de ocupar nuestro tiempo disfrutando de diversas cosillas por la mañana, llegó la hora de la comida. Teníamos hambre y nos apetecía mucho probar a comer en un sitio nuevo, al que nunca habíamos ido antes. Teníamos en mente el restaurante Vegaviana (en Chueca, situado en la calle Pelayo 35), ya que habíamos oído hablar muy bien sobre él, y queríamos comprobar por nosotros mismos si las críticas eran acertadas. Así que ni cortos ni perezosos, nos fuimos hasta allí.

Como era viernes a mediodía, a parte de carta tenían menú del día. El menú constaba de bebida, primero, segundo y postre. Como nos gustaron las opciones que ofrecían, nos decantamos por el menú.

¡Comenzando mi almuerzo!

Para beber pedimos agua, y como primer plato pedí una Ensalada con Queso Feta. Sencilla pero rica, estoy aprendiendo que las ensaladas son una opción estupenda para empezar las comidas. Ideales para abrir boca.

Un potaje más que rico

Mi chico tiró más a por un plato de cuchara de toda la vida, y por eso eligió unos Garbanzos al Azafrán. Yo los probé y estaban espectaculares. Muy ricos. Este plato era vegano, y la tercera opción de los primeros del menú también lo era (una crema de calabacín).

¡Al rico cous cous!

Como segundo plato nos ofrecieron dos opciones. La primera era una especie de plato combinado, y la segunda un Cous Cous con Verduras, que fue mi elección. Me gustó mucho, las verduras estaban muy sabrosas, muy bien rehogadas, por lo que disfruté mucho del plato.

Un poco de todo para disfrutar del almuerzo

Mi chico optó por el Plato Vegaviana. Este plato llevaba unos guisantes rehogados con cebolla y zanahoria, paella vegetal, caponata de berenjenas y mini hamburguesa vegetariana. Los veganos tenían la opción de pedir el plato sin hamburguesa, pero con un poco de más cantidad del resto de ingredientes.

A mi chico le chifla el tiramisú

Los postres eran todos vegetarianos, para los veganos solo había fruta. Mi chico pidió un Tiramisú, que es un postre que le encanta. Yo no quise tomar postre, así que opté por un Té Rojo.

Vegaviana nos gustó mucho porque comimos estupendamente. Triunfaron especialmente los garbanzos al azafrán y el cous cous con verduras. Como puntos positivos la comida, casera, sana y sabrosa, el trato del personal, bueno y además rápido (cosa que valoro mucho después de haber tenido experiencias negativas en otros sitios en este sentido), el ambiente tranquilo y familiar, la buena relación calidad precio (con precios muy asequibles), y además otro punto a destacar es que tienen tronas para bebés (cosa necesaria para muchas familias vegetarianas). Como puntos negativos, que no hubiese más variedad de postres para veganos, la decoración del local que no era muy allá, y que aunque la mayor parte de la carta y el menú son vegetarianos, vimos que sirven algún plato que no lo es, como pollo de corral.

¿Nuestro veredicto? ¡¡Repetiremos!!, nos encanta la comida casera de calidad a buen precio, y el trato competente y familiar.

Y vosotros, ¿habéis comido alguna vez en este restaurante? ¿os ha gustado? Si queréis podéis compartir vuestra experiencia con nosotros en forma de comentario. ¡Que tengáis un buen inicio de semana!

miércoles, 1 de octubre de 2014

Disfrutando del otoño.

Visto en Pinterest, aquí

Hace poco más de una semana que nos hemos despedido del verano, ¡ya estamos en otoño! Toca cambio de estación, y con ella también toca hacer algunos cambios en nuestros hábitos y rutinas diarias.

Con el otoño los días ya han empezado a ser más cortos, a tener menos horas de luz. Las temperaturas han comenzado a bajar lentamente. Hemos dejado atrás los estivales días veraniegos para dar la bienvenida a nuevos comienzos, nuevos proyectos, nuevas rutinas.

Me gustaría compartir con vosotros (tal y como hice este verano) mi lista personal de retos, rutinas y pequeños placeres que pienso saborear este otoño. Allá voy ;)

Visto en Pinterest, aquí

* Empezar a hacer yoga. Justo hoy he asistido a mi primera clase y la verdad es que al salir de allí ¡¡me he sentido genial!! Por fin he disfrutado de mi primera experiencia en algo que hace mucho tiempo me apetecía practicar. Creo que el otoño es la mejor época del año para incorporar hábitos nuevos en nuestra vida, ya que es como si comenzase de nuevo el año, y nos diésemos otra oportunidad.

Visto en Pinterest, aquí

* Disfrutar de un buen té. Aunque consumo té habitualmente y durante todo el año, es ahora cuando más lo disfruto ya que comienza a hacer fresquito. Calentarte las manos con una taza y empezar a dar sorbos es uno de esos pequeños placeres que más disfruto del otoño.

Visto en Pinterest, aquí

* Aprovechar y hacer escapadas y sentir la naturaleza. Es en esta época cuando el campo está especialmente bonito. Los colores amarillos, rojizos,...invaden la naturaleza. Es el momento idóneo para salir a pasear a nuevos y viejos lugares. Ya no hace tanto calor y podemos caminar tranquilos sin miedo a achicharrarnos. Nosotros hemos estrenado el otoño con una escapada llena de naturaleza, en la que lo hemos pasado genial y de la que muy pronto subiré mi crónica personal al blog. También tenemos en mente otra escapada para este otoño, a una casa rural que promete ser muy especial.

Verduras estofadas de la encantadora Rosa, de ¿Y si nos cuidamos?

* Empezar a introducir en mi dieta más potajes, estofados, sopas, purés de verdura,... Con el frío empieza a apetecer menos lo crudo, y más las comidas calentitas y reconfortantes. Ya estoy deseando poner la olla a fuego lento y empezar a escuchar el "chup-chup" de lo casero y natural.

¡Estoy deseando ir!

* Ir a Biocultura en Madrid. En otoño, en la capital tiene lugar uno de los acontecimientos más importantes del año para todos los que amamos lo bio y lo natural. Se trata de Biocultura, la feria de productos ecológicos y consumo responsable más importante del estado español. Este año me estreno, y además pienso hacerlo más que bien acompañada ;)

Visto en Pinterest, aquí

* Hacer un ritual de belleza y relajación cada semana. En él estará incluido un baño de agua caliente con burbujas, utilizando bombas de baño y productos ecológicos y naturales. Ha llegado la hora de mimarnos, de dedicarnos tiempo y de sentirnos bien.

Visto en Pinterest, aquí

* Disfrutar de los alimentos que nos regala el otoño, los que están de temporada. Las castañas asadas, la calabaza, el dulce de membrillo, las nueces, las setas, las granadas, las manzanas asadas...


Como veis, aunque siento predilección por la primavera y el verano, ¡el otoño también trae muchas cosas buenas! Hay que disfrutar de cada estación, viviendo siempre el presente y centrándonos en todos los aspectos positivos. Tenemos que llenarnos de cosas buenas y bonitas, y hacernos regalos a nosotros mismos con el alma, cada día, cada semana, cada estación.

Si os ha gustado este post os recomiendo que os paséis también por este post del blog MujerTaruk, que está cargadito de buenas ideas. ¡¡Que disfrutéis del otoño!!