miércoles, 23 de abril de 2014

Miércoles mudo: Reinventando los desayunos.

Zumo de naranja natural y pan de centeno con crema de chocolate crudivegana (nueces, avellanas, almendras, dátiles, cacao, pizca de sal marina y sirope de ágave).

"Miércoles mudo" es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, sólo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

miércoles, 16 de abril de 2014

Miércoles mudo: Trabajando en mi herbario.

Populus alba, Tilia cordata y Erica arborea

"Miércoles mudo" es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, sólo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

lunes, 14 de abril de 2014

Raw helado de plátano y nueces (con dos sabores). Cambiando hábitos.

¡Mmmmmm delicioso!

Hoy vamos a comenzar la semana de una manera dulce y sana. Como visteis con la tarta crudivegana de fresas del cumple veggie feliz de mi chico, estoy empezando a experimentar un poquito con los dulces crudos. Estamos en primavera, y es una buena época para empezar a introducir más crudo en la dieta. Más ensaladas, zumos, batidos, fruta fresca,...y algún que otro capricho "sin culpa" como éste.

Desde mi mudanza muchas cosas están cambiando en mi vida. Una de ellas es la manera de alimentarme. Y no, no he empezado ninguna dieta, ni estoy en plena operación bikini, aunque ya haya adelgazado un poco. Simplemente intento hacer elecciones saludables todos los días, desde que me levanto hasta que me acuesto. Se trata de cambiar unos hábitos por otros, de que mi forma de alimentarme sea algo que pueda mantener en el tiempo, durante toda la vida, y no vivir continuamente a dieta, para que una vez acabada, volver a las andadas. Además he incluido el ejercicio físico en mi vida (que hace tiempo que lo tenía más que abandonado). Salgo a caminar 5 días en semana por las mañanas, durante una hora. Me sienta fenomenal, y no solo a nivel físico, sino también a nivel emocional, ya que hace que comience el día con energía, que me sienta feliz y más positiva. Camino en un parque que tengo al lado de casa, y ver tanto verde en pleno Madrid me pone de muy buen humor por las mañanas.

En estos momentos internet y algunos libros me están siendo de gran ayuda, porque gracias a ellos puedo inspirarme y ayudarme con las experiencias y recetas de otros. Estela, del blog Nutrición esencial, pasó por una preciosa metamorfosis, y luego compartió su experiencia en un post llamado ¿Dieta o antidieta? que me hizo pensar y reflexionar, y darme cuenta de que estaba siguiendo un camino equivocado (en el que me maltrataba a mi misma comiendo mal). Además, sus recetas son ideales para cuidarse y a la vez disfrutar con la comida, de hecho la receta que os traigo hoy la he sacado de su blog, inspirada en su Copa helada de plátano y nueces (¡que no me digáis que no se ve deliciosa!). Otra fuente de inspiración para mí es la Dra. Odile Fernández, autora del blog Mis Recetas Anticáncer. Gracias a ella me di cuenta de que muchas cosas de las que comía eran más perjudiciales para mi salud de lo que pensaba, y de que debía centrar mi alimentación en alimentos anticáncer: frutas y verduras, aumentar el crudo en la dieta, legumbres, cereales integrales, frutos secos,...Su primer libro "Alimentación Anticáncer" es una maravilla, que leo y releo sin parar. Por último, otro libro que me ha ayudado, esta vez a intentar dejar atrás mi sedentarismo es "El arte de caminar" inspirado en Walking, de Henry D. Thoreau. Para mi leer este libro ha sido bastante motivador, por la forma en la que habla sobre el hecho de caminar, algo que siempre me ha gustado, pero que por pura vagancia últimamente no había practicado mucho. Thoreau defiende siempre lo natural, lo asilvestrado, e insiste en que las caminatas son esenciales para mantener una buena salud. Así que así empiezo yo este nuevo camino saludable, pasito a paso, caminando.

No me enrrollo más y os dejo con la deliciosa receta de hoy.


RAW HELADO DE PLÁTANO Y NUECES (con dos sabores)

Ingredientes (para dos personas):

- Tres plátanos de canarias.
- Un puñado generoso de nueces.
- Una cucharada de cacao en polvo sin azúcar.
- Una cucharada de maca.
- Sirope de ágave al gusto (opcional).

Manera de hacerse: Lo primero que tenemos que hacer es pelar los plátanos, cortarlos en rodajas y meterlos en el congelador. Yo los metí por la noche, para hacer el helado al día siguiente por la tarde, pero supongo que con tenerlo unas pocas horas bastará. Lo importante es que el plátano esté bien congelado.
Cuando queramos hacer y consumir el helado, sacamos los plátanos del congelador. Los ponemos en un recipiente junto con las nueces y lo trituramos con la batidora. Rápidamente coge una textura cremosa, como de helado. Si te gusta así ya tienes el helado de plátano. Si los plátanos no estaban muy maduros puedes añadirle un poco de sirope de ágave, y volver a batir un poquito más. Sirve el helado, y reserva una parte.
Ahora haremos el helado de chocolate. Cogemos la parte que hemos reservado y le añadimos una cucharada de cacao puro en polvo y una cucharada de maca. Mezclamos bien y ya estará listo para servir junto con el helado anterior. ¡Que aproveche!

Espero que os haya gustado la receta, está deliciosa, tenéis que probarla. También me gustaría mucho que me acompañaseis en este nuevo camino saludable ¿Os animáis a cuidaros (o a seguiros cuidando) conmigo? ¡Feliz lunes, feliz semana!

viernes, 11 de abril de 2014

Ecotonía. La semilla de la vida.


Últimamente me estoy enganchando a eso de apagar la tele y utilizar el portátil para lo que de verdad quiero ver. Lo que de verdad me interesa, lo que me atrae, sobre lo que quiero aprender o escuchar diferentes puntos de vista. Es por ello que no paro de ver documentales, la mayoría relacionados con otras formas de entender la vida, de vivirla, de experimentarla. Así que a partir de hoy el número de publicaciones relacionadas con el visionado de un documental aumentarán considerablemente, de una manera intercalada con recetas y otras cosas.

Hoy el documental que os recomiendo tiene por título "Ecotonía. La semilla de la vida", pero antes de centrarnos en él me gustaría recordaros que en estos 2 años y medio de blog he compartido con vosotros 9 documentales muy interesantes: "El tambor, siembra de vida", "La luna en ti", "La voz del viento. Semillas de transición", "Como cocinar tu vida", "Rebelión en la granja", "¡Qué crudo lo tenemos! ¿...o no?", "Una kasa en las afueras. Can Masdeu", "La comida importa", "Manduca Caduca". Os he dejado todos los enlaces por si os apetece ver alguno de ellos.


Y ahora centrémonos en el documental de hoy. De nuevo lo he descubierto a raíz de un post de El Blog Alternativo, estupenda web que no os podéis perder, y que de hecho participaron en la realización de este documental, contando su experiencia personal de parto en casa.

El documental está lleno de vivencias personales e íntimas de parejas en relación al embarazo, parto y nacimiento de sus hijos. También se habla de plantas medicinales y hierbas que pueden ayudar en esos momentos a la madre, de las transformaciones en el cerebro de la madre que se producen desde el momento en que ésta se queda embarazada, de doulas y distintos profesionales que acompañan en esta aventura a los padres,... pero sobre todo se habla del momento del parto como algo sagrado, íntimo y personal que hay que respetar si la pareja quiere llevarlo a cabo como un parto natural.

Os he dejado el trailer del documental en esta entrada, pero si queréis verlo al completo (cosa que os recomiendo) y/o leer un poco más sobre él, podéis hacerlo en este enlace que os dejo, que os llevará directamente al post Ecotonía: estados modificados de la consciencia durante el embarazo, el parto y el puerperio de El Blog Alternativo. Espero que lo disfrutéis y que paséis un buen fin de semana. ¡Feliz viernes!

miércoles, 9 de abril de 2014

Miércoles mudo: Mi Madrid Slow.

Senderos para perderse en pleno Madrid (Casa de campo)

"Miércoles mudo" es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, sólo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

domingo, 6 de abril de 2014

Hamburguesas de alubias blancas, arroz y zanahoria.

Hamburguesas listas para cocinar o congelar

Desde que estoy en mi nueva casa no paro de cocinar. Me encanta tener una cocina para mí solita, y por supuesto una nevera en la que sólo haya productos veggies. Además, el congelador está ahora a mi completa disposición, por lo que puedo volverme loca y hacer grandes cantidades de seitán o hamburguesas para congelar. En esta casa no se tira nada, así que también hacemos cocina de aprovechamiento. Y una mezcla de todo esto es lo que me lleva a la receta de hoy, que además es mi versión particular de las Hamburguesas de alubias y arroz de Alba, de Mi vida con un vegano.

Ingredientes:

- Un bote de alubias blancas cocidas.
- La misma cantidad de arroz basmati cocido.
- Dos zanahorias hermosas.
- Un pimiento verde.
- Un tomate.
- Cuatro dientes de ajo.
- Pan rallado con ajo y perejil.
- Pimienta negra molida y orégano al gusto.

Manera de hacerse: Ponemos en un bol las alubias blancas previamente lavadas. Las aplastamos con un tenedor. A continuación añadimos el arroz basmati y mezclamos.
Aparte, pelamos y picamos los ajos y las zanahorias. Picamos muy finito el pimiento verde y el tomate. Mezclamos bien estos cuatro ingredientes, y una vez hecho esto, los añadimos a la mezcla de arroz y alubias. Mezclamos.
Ahora añadiremos un poco de pan rallado a ojo. Lo vamos incorporando según la cantidad que nuestra masa admita. Añadimos pimienta negra molida y orégano al gusto (o las especias que prefiráis). Terminamos de mezclar con las manos.
Una vez tengamos preparada nuestra masa, nos toca dar forma a las hamburguesas. Cogemos un poco de la masa con las manos, y formamos una bolita. La pasamos un poco por pan rallado, y la aplastamos hasta formar una hamburguesa. Repetimos este paso hasta haber acabado con toda la masa.
Para comerlas lo ideal es hacerlas a la plancha, con unas gotitas de aceite. Si no queremos comerlas todas de una vez, se pueden congelar.

¡A la rica cena!

Espero que os haya gustado la receta de hoy. Hacer hamburguesas vegetales en casa siempre es una buena idea, ya que son sanas, están ricas y además son muy económicas. Además admiten cualquier tipo de verdura que tengáis desperdigada por la nevera. Tenéis que animaros a probar. Espero que tengáis un buen lunes. ¡Feliz inicio de semana!

viernes, 4 de abril de 2014

Cumple Veggie Feliz, tarta crudivegana de fresas y confesiones.

Un almuerzo elaborado con mucho amor

Después de un mes lleno de actividad frenética en mi vida, ¡por fin puedo deciros que estoy plenamente instalada en Madrid con mi chico!. Ya tenemos todo pintado, instalado, y limpiado, y aunque todavía nos quedan mil detalles por acabar para que nuestra casa sea la casa de nuestros sueños, se puede decir que gran parte del camino ya está andado. Ahora toca disfrutar de nuestra mutua compañía y de que por fin nos hemos independizado. Por supuesto mi gatita Lupita nos acompaña en esta fase de nuestras vidas. ¡Ella forma parte de nuestra familia! Así que somos tres en esta aventura.

El día 1 de abril ¡mi chico cumplía un año como vegetariano! Un año entero disfrutando de este bonito estilo de vida. Como algo así no pasa todos los días ¡teníamos que celebrarlo! Así que le preparé una pequeña sorpresa para cuando llegase a casa,... Planeé un almuerzo especial, para el que hice unos riquísimos Calabacines Luna Rellenos, muy parecidos a éstos y de postre, una espectacular Tarta Crudivegana de Fresas, inspirada en la Tarta de frambuesa y chocolate raw de La Cazuela Vegana. ¡Mi chico flipó cuando se enteró de que era crudi! Estaba buenísima, y además muy especial porque ha sido mi primera tarta crudivegana, ¡pero no va a ser la última! Os pongo la receta, por si os animáis a prepararla.

¡A la rica tarta de fresas!

TARTA CRUDIVEGANA DE FRESAS

Ingredientes:

- Una taza de nueces.
- Una taza de dátiles deshuesados.
- Dos pizcas de sal marina.
- Una taza de anacardos previamente remojados durante toda la noche.
- Una taza de fresas.
- Cuatro cucharadas de coco rallado.
- El zumo de un limón.
- Sirope de ágave al gusto.

Manera de hacerse: Primero haremos la base de nuestra tarta. Para ello trituraremos las nueces y los dátiles, a los que añadiremos una pizca de sal. Cuando esté todo bien integrado, lo pondremos como base en un molde. En mi caso el molde era desmontable, pero si el vuestro no lo es poned papel film en el fondo para desmoldar. Hay que extender y aplastar la masa muy bien, para que quede lisita y perfecta como base para nuestra tarta.
A continuación ponemos en un recipiente las fresas (lavadas y sin tallo), los anacardos remojados, cuatro cucharadas de coco rallado, el zumo de un limón, sirope de ágave al gusto y una pizca de sal. Trituramos muy bien todo, hasta que la consistencia sea cremosa, pero sin que llegue a ser líquida, mejor un poquito más densa.
Extendemos nuestra crema de fresas encima de la base de la tarta, y alisamos para que quede bien. Por último metemos la tarta en el congelador, durante un mínimo de dos horas. Cuando vayáis a consumirla, sacarla entre 20 y 30 minutos antes de comerla.

También quería comentaros nuevos cambios que se están produciendo en mí desde hace unas semanas. Y es que he vuelto a ser vegetariana. Hace unos meses os conté a algunos que me había hecho vegana, pero desde hace unas pocas semanas he vuelto a consumir de manera ocasional huevos camperos y algún producto como queso de cabra ecológico. La verdad es que a pesar de ser vegana no estaba haciendo las cosas bien, siempre he tenido problemas con mi peso, y mi ansiedad hacia estos alimentos "prohibidos" es a veces tan fuerte que me hace comer peor. Es por ello que aunque mi ideal de vida es vegano, voy a intentar no agobiarme ni ponerme etiquetas y disfrutar simplemente de un estilo de vida veggie. Al menos por el momento. Porque tengo muchas cosas que mejorar, pero las cosas no se pueden forzar.  Además, tengo buenas noticias que daros, ya que desde que estoy en Madrid mi alimentación está mejorando muchísimo. Como super sano, he aumentado mucho el crudo en mi dieta, me he dado cuenta de que no puedo estar toda mi vida "a dieta", sino que tengo que comer saludablemente y tener consolidados unos buenos hábitos alimenticios que pueda llevar durante toda la vida,...Pronto escribiré un post hablando sobre mi nueva alimentación, contándoos mis menús diarios, y dejando algunas referencias que me están sirviendo mucho como inspiración. Sin agobios, sin prisas, sabiendo lo que quiero. Quizás este sí es el camino para algún día dejar de consumir al 100% productos de origen animal. O eso espero. La vida está llena de cambios. Espero que éstos sean siempre positivos. ¡Feliz viernes!