lunes, 14 de abril de 2014

Raw helado de plátano y nueces (con dos sabores). Cambiando hábitos.

¡Mmmmmm delicioso!

Hoy vamos a comenzar la semana de una manera dulce y sana. Como visteis con la tarta crudivegana de fresas del cumple veggie feliz de mi chico, estoy empezando a experimentar un poquito con los dulces crudos. Estamos en primavera, y es una buena época para empezar a introducir más crudo en la dieta. Más ensaladas, zumos, batidos, fruta fresca,...y algún que otro capricho "sin culpa" como éste.

Desde mi mudanza muchas cosas están cambiando en mi vida. Una de ellas es la manera de alimentarme. Y no, no he empezado ninguna dieta, ni estoy en plena operación bikini, aunque ya haya adelgazado un poco. Simplemente intento hacer elecciones saludables todos los días, desde que me levanto hasta que me acuesto. Se trata de cambiar unos hábitos por otros, de que mi forma de alimentarme sea algo que pueda mantener en el tiempo, durante toda la vida, y no vivir continuamente a dieta, para que una vez acabada, volver a las andadas. Además he incluido el ejercicio físico en mi vida (que hace tiempo que lo tenía más que abandonado). Salgo a caminar 5 días en semana por las mañanas, durante una hora. Me sienta fenomenal, y no solo a nivel físico, sino también a nivel emocional, ya que hace que comience el día con energía, que me sienta feliz y más positiva. Camino en un parque que tengo al lado de casa, y ver tanto verde en pleno Madrid me pone de muy buen humor por las mañanas.

En estos momentos internet y algunos libros me están siendo de gran ayuda, porque gracias a ellos puedo inspirarme y ayudarme con las experiencias y recetas de otros. Estela, del blog Nutrición esencial, pasó por una preciosa metamorfosis, y luego compartió su experiencia en un post llamado ¿Dieta o antidieta? que me hizo pensar y reflexionar, y darme cuenta de que estaba siguiendo un camino equivocado (en el que me maltrataba a mi misma comiendo mal). Además, sus recetas son ideales para cuidarse y a la vez disfrutar con la comida, de hecho la receta que os traigo hoy la he sacado de su blog, inspirada en su Copa helada de plátano y nueces (¡que no me digáis que no se ve deliciosa!). Otra fuente de inspiración para mí es la Dra. Odile Fernández, autora del blog Mis Recetas Anticáncer. Gracias a ella me di cuenta de que muchas cosas de las que comía eran más perjudiciales para mi salud de lo que pensaba, y de que debía centrar mi alimentación en alimentos anticáncer: frutas y verduras, aumentar el crudo en la dieta, legumbres, cereales integrales, frutos secos,...Su primer libro "Alimentación Anticáncer" es una maravilla, que leo y releo sin parar. Por último, otro libro que me ha ayudado, esta vez a intentar dejar atrás mi sedentarismo es "El arte de caminar" inspirado en Walking, de Henry D. Thoreau. Para mi leer este libro ha sido bastante motivador, por la forma en la que habla sobre el hecho de caminar, algo que siempre me ha gustado, pero que por pura vagancia últimamente no había practicado mucho. Thoreau defiende siempre lo natural, lo asilvestrado, e insiste en que las caminatas son esenciales para mantener una buena salud. Así que así empiezo yo este nuevo camino saludable, pasito a paso, caminando.

No me enrrollo más y os dejo con la deliciosa receta de hoy.


RAW HELADO DE PLÁTANO Y NUECES (con dos sabores)

Ingredientes (para dos personas):

- Tres plátanos de canarias.
- Un puñado generoso de nueces.
- Una cucharada de cacao en polvo sin azúcar.
- Una cucharada de maca.
- Sirope de ágave al gusto (opcional).

Manera de hacerse: Lo primero que tenemos que hacer es pelar los plátanos, cortarlos en rodajas y meterlos en el congelador. Yo los metí por la noche, para hacer el helado al día siguiente por la tarde, pero supongo que con tenerlo unas pocas horas bastará. Lo importante es que el plátano esté bien congelado.
Cuando queramos hacer y consumir el helado, sacamos los plátanos del congelador. Los ponemos en un recipiente junto con las nueces y lo trituramos con la batidora. Rápidamente coge una textura cremosa, como de helado. Si te gusta así ya tienes el helado de plátano. Si los plátanos no estaban muy maduros puedes añadirle un poco de sirope de ágave, y volver a batir un poquito más. Sirve el helado, y reserva una parte.
Ahora haremos el helado de chocolate. Cogemos la parte que hemos reservado y le añadimos una cucharada de cacao puro en polvo y una cucharada de maca. Mezclamos bien y ya estará listo para servir junto con el helado anterior. ¡Que aproveche!

Espero que os haya gustado la receta, está deliciosa, tenéis que probarla. También me gustaría mucho que me acompañaseis en este nuevo camino saludable ¿Os animáis a cuidaros (o a seguiros cuidando) conmigo? ¡Feliz lunes, feliz semana!

4 comentarios:

¿Y si nos cuidamos? dijo...

Jo,te has vuelto loca con los cambios eh???,..me alegro un montón por ti,....cuando hacemos algo por cambiar lo qe no nos gusta ES QUE ESTAMOS VIVOS!!!!
Te sigo muy de cerca tus cambios, porque quieras que no, todos tenemos algo que cambiar para sentienos mejor, y haces, con tu optimismo y buena energía lanzarme a cambiar yo también.
Un besazo muy fuerte!!

Pekeña Carolina dijo...

Siiiii, me estoy enganchando a este modo de vida!! Sin tantos para y arranca, ahora parece que lo saludable va de continuo!!
Me alegro de que te llegue mi energía. Como dices todos tenemos que cambiar cosas, aunque unos más y otros menos, todo depende del punto desde el que se parta, y también al que se quiera llegar. Me alegro de que estés en el camino conmigo. ¡Un abrazo guapisima!

Ajonjoli dijo...

pues hacía tiempo que tenía ganas de leer algo de Thoreau, me has animado a descargarme el libro del Proyecto Gutemberg y ya lo tengo en mi e-book!

El helado tiene muy buena pinta, y la verdad es que comer sano y rico no tiene por qué estar reñido, me parece que tus cambios son una buenísima idea.

Pekeña Carolina dijo...

Hola Ajonjoli, me alegro de que te animes a leer a Thoreau, a mi este libro me gustó mucho.
El helado estaba delicioso, desde luego que este verano lo haré más de una vez. Los cambios que estoy realizando en mi dieta me hacen sentirme mejor, con más energía y sana. Y mi chico igual, ya que come todo lo que yo preparo. y está encantado. Un beso y gracias por comentar. :)