domingo, 9 de febrero de 2014

Rayén Vegano.

Dog-friendly, con Happy hour para perros

Hace como cosa de un mes nos dejamos caer por el restaurante Rayén Vegano. Recién estrenado el año, teníamos ganas de empezarlo probando nuevos sabores. Y para ello nos dirigimos dando un paseo en su dirección: C/Lope de Vega nº 7, en pleno Barrio madrileño de las Letras.

¡Bebida con sabor exótico y tropical!

Nada más llegar quedamos encantados por la bonita y cuidada decoración. No le falta detalle, se nota que es un sitio dirigido con mucho amor. Al sentarnos y mientras mirábamos la carta, pedimos unos Zumos naturales y recién hechos de Mango y Guayaba. Estaban riquísimos, y no es de extrañar porque algo que nos gustó mucho de este lugar es que todos los ingredientes con los que trabajan proceden de la agricultura ecológica, y además la mayoría son locales y de proximidad. Además, en este restaurante no tienen ni freidora ni microondas, toda la comida está hecha a mano, es handmade, orgánica, saludable y te la sirven de una manera muy cercana y personal.

¡Un plato de rica proteína vegetal!

La carta es pequeña, pero más que suficiente para ir a comer o cenar, y además entre semana disponen de un estupendo menú. Nosotros nos decantamos por empezar a cenar con un plato de Seitán a la mostaza, que bien delicioso que estaba, y que como siempre compartimos mi chico y yo, y por unanimidad, a ambos nos encantó.

Si vais a Rayén Vegano ¡este plato lo tenéis que probar!

Cuando acabamos con el seitán casero, degustamos un plato que nunca habíamos probado, un Pastel de Choclo chileno, que para quien no lo sepa se trata de un pastel de maíz, que tenía una base de verduritas asadas, que estaban deliciosas. Sin lugar a dudas es un plato para acertar, para nosotros fue curioso y estaba bien rico.

Pan payés hecho a mano

Una de las razones por las que decidimos visitar Rayén Vegano, fue por qué queríamos probar su exquisito Pan Casero. Lo hacen cada día, con masa madre y amasado a mano, y nos lo sirvieron bien calentito y con un buen chorréon de aceite de oliva. Toda una delicatessen, ya que por desgracia este tipo pan no es fácil de encontrar, ya que el pan que se vende en la mayoría de "panaderías" o supermercados es pan industrial.

Yumiii Yumiiiii

Para terminar la cena no pudimos resistirnos a probar un postre, por supuesto hecho a mano como todo lo que sirven en este lugar. Optamos por un Pastel de Plátano con mermelada de Mango, pero habían más opciones para golosos como nosotros, como por ejemplo tarta de manzana y brownie. Nuestra tarta nos gustó mucho, sin duda fue un gran colofón para una cena estupenda.

Por todo lo que os acabo de contar, sin duda habréis llegado a la conclusión de que Rayén Vegano es un lugar digno de visitar. Os lo recomiendo al 100%, sobre todo para cuando tengáis algo que celebrar, ya que pienso que por su calidez y calidad es un sitio idóneo para ello.

2 comentarios:

Ester de la Fuente dijo...

Ooh que guai!! Me encantan estos sitios, y este en especial tiene todos los ingredientes para ser de mis preferidos! La próxima vez que vaya a Madrid seguro que paso por allí ;)
Veo que ya conoces tu nueva ciudad!! Un beso guapa

Pekeña Carolina dijo...

¡Hola Ester! ¡Pues sin duda se ha convertido en uno de mis favoritos de Madrid! Para ir a comer y disfrutar muuucho muucho con la comida y el ambiente, este es tu lugar. Y encima todo eco, hecho a mano, sin fritos, sin platos precalentados, con pan casero, productos de proximidad,... ¡¡Creo que me he enamorado de este restaurante!!! Y por lo que te conozco estoy segura de que a ti también te encantará. Madrid la conozco un poco, pero ahora me tengo que poner las pilas para convertirla en mi hogar. ¡¡Un beso guapa!!