domingo, 12 de enero de 2014

La Biotika, restaurante macrobiótico vegetariano.

Foto sacada del grupo de facebook "La Biotika"

Hace unos días mi chico y yo decidimos hacer nuestra primera visita del año a un restaurante vegetariano. Teníamos una larga lista, pues por suerte en Madrid hay unos cuantos (cada vez más, ¡¡cosa que me hace muy feliz!!), y al final nos decantamos por ir a La Biotika, restaurante macrobiótico y vegetariano. La Biotika está situada en el número 3 de la calle Amor de Dios, en pleno Barrio Madrileño de las Letras, y cuenta también con una ecotienda. Además dan cursos y charlas sobre vida saludable. Como ellos mismos nos cuentan en su web: La Biotika es un buen lugar para una comida sana diaria.

El saludable menú que nos proponen en su restaurante está estructurado de la siguiente manera: De Primero se puede elegir entre una sopa de miso o una crema de verdura. De Segundo hay ensalada. De Tercero, hay varias opciones para elegir: Opción A (vegetariana), Opción B (Macrobiótica vegana), Opción C (Degustación) y Opción D (Terapéutico). EL menú incluye también Pan, Postre, Bebida caliente y Jarra de agua.

¡La crema de verduras más rica que he probado en mucho tiempo!

Mini ensalada para seguir abriendo boca

Nosotros para empezar elegimos una crema de calabaza, nabo y zanahoria. ¡¡Estaba riquísima!! No os exagero ni un poquito. Yo no soy muy de cremas, pero es que esta estaba,...¡¡deliciosa!!

Seguimos disfrutando de la cena con un zumo de remolacha y manzana natural que pedimos fuera de menu, y las ensaladas del día que nos trajeron por persona.

Opción A, vegetariana

Opción B, macrobiótica y vegana

Luego nos trajeron las opciones que habíamos pedido de tercero. Por un lado, la opción A, que incluía Croqueta de arroz y tofu, Cous cous al curry con verduras y Repollo con patatas a la gallega. Por otro lado, la opción B, Alubia pinta con verduras y wakame, Arroz integral al cilantro y Raíz de apio y trigueros. Prácticamente todo era vegano, además de rico y saludable.

Bizcocho de zanahoria

Pastel de Algarroba

Por último nos trajeron los postres : Bizcocho de zanahoria y Pastel de algarroba, ambos veganos, junto con las bebidas calientes que elegimos: Té Kukicha y Malta. Me gustó especialmente el pastel de algarroba, estaba muuuy muuuy rico. Para mí fue lo mejor de la noche junto con la crema de verduras y el zumo de remolacha y manzana.

La Biotika nos gustó mucho, creo que es un sitio ideal para cuando tienes ganas de comer fuera pero no "saltarte" la dieta saludable, para disfrutar comiendo mientras sabes que estás cuidándote.

4 comentarios:

Ester de la Fuente dijo...

Jo, que pinta tienen todos los platos!! Nunca he estado en un restaurante macrobiotico, y creo que no conozco ninguno (bueno, ahora ya conozco este!). Es verdad que cada vez hay mas restaurante veggie, que alegria eh! :)
Es una pasada salir a comer fuera y saber que comes tan sano y vegano como comerias en casa, asi da gusto!! Besos

Mijú dijo...

Siempre tomo la opción macrobiótica, cada vez me encanta más esta alimentación que no lleva,ni refinados, sin alcohol,ni excitantes,es orgánica...
Has estado en el crudivegano, segura que te gusta ;)
Un saludito

Pekeña Carolina dijo...

¡Hola Ester! Yo es el segundo restaurante macrobiótico que visito, el otro también está en Madrid y escribí esta entrada hace tiempo: http://espinacascongarbanzos.blogspot.com.es/2012/03/prasad-ocio-saludable.html Me gustó mucho también, la verdad es que es un estilo de alimentación que tiene que aportar muchos beneficios al cuerpo. Justo ahora los reyes me han traido un libro de postres macrobióticos, que estoy deseando utilizar :) Un besote!!

Pekeña Carolina dijo...

Hola Mijú! Nosotros probamos la opción macro y la vegetariana. Nos encantaron y nos sentaron genial al cuerpo. Luego dimos un buen paseo de vuelta a casa y así terminamos la noche!!
Te refieres al Crucina con lo del restaurante crudivegano? Mi chico tiene muuchas ganas de ir alli, aunque yo le he dicho que esperemos a la primavera, con el buen tiempo tiene que apetecer más comer crudo que con este frío invernal!! Pero seguro que es toda una experiencia ir alli a cenar. Un beso!!