viernes, 19 de julio de 2013

Alubias rojas con plátano a la plancha y despedida.


Con esta receta os dejo por un tiempecito. No sé si hasta el final del verano, hasta dentro de dos semanas o para siempre. Llevo unos días bastante rara, en los que no me apetece escribir nada. No sé si es el verano, el calor, si es por mí,... El caso es que necesito desconectar de todo, encontrarme a mi misma, cambiar un poco. Siento que no estoy saboreando la vida como lo hacía antes, que gozaba con todo, con cada cosa, que siempre encontraba tiempo para disfrutar y a la vez para cumplir con mis obligaciones. No es que me haya pasado nada malo, nada especial. Quizás siento que no estoy haciendo todo lo que puedo. Y quiero hacerlo. Por eso me despido de todos vosotros, para centrarme en mí, en mi nueva búsqueda. Necesito tiempo para mí, para mi pareja, para estudiar, para hacer deporte, para leer, para reformar la casa del pueblo, para cocinar, para reír,...Os doy las gracias por haber estado siempre ahí. Por vuestras visitas y comentarios. Millones de gracias, me habéis hecho muy feliz. Os dejo con esta receta, y os recuerdo que podéis escribirme a espinacascongarbanzos@hotmail.com  y que seguiré un mínimo de activa en la página de facebook. Os mando un abrazo muuuy fuerte, y mucho amor, todo el que me habéis dado. Disfrutad mucho de la vida y del verano. ¡¡Hasta pronto!!

Ingredientes:

- Una cebolla.
- Un buen trozo de pimiento rojo.
- Un par de zanahorias.
- Un trozo de calabaza.
- Alubias rojas cocidas de bote.
- Un par de hojas de laurel.
- Un par de plátanos.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Sal al gusto.

Manera de hacerse: En una sartén con un fondito de aceite de oliva rehogamos la cebolla, el pimiento rojo, las zanahorias y la calabaza. Cuando se pochen añadimos el laurel y las alubias rojas, y rehogamos un par de minutos más para que se calienten las alubias y absorban el sabor de las verduras. Aparte hacemos los plátanos a la plancha con unas gotitas de aceite de oliva. Emplatamos y servimos.

martes, 2 de julio de 2013

Gazpacho y ganas de verano.


Ya estamos en el mes de julio, y para mi hoy día 2 del mismo, comienza oficialmente la temporada de verano. Sí, ya sé que el verano comenzó hace ya más de una semana, pero como he estado liada principalmente con cosas de la universidad y obligaciones varias, para mí el "tiempo de verano" aún no había llegado. Para los que queráis saber que tal me ha ido en junio con mi examen de matemáticas, tengo una mala noticia que daros,...examen no superado. Ayer fue un día bastante duro porque fue cuando recibí la noticia y la verdad es que me vine bastante abajo. Pero hoy tras levantarme las cosas se ven de otra manera, y como he decidido ser feliz ahora y el resto de mi vida no voy a dejar que el pesimismo y ese nudo en el estómago que se habían apoderado de mí me jueguen malas pasadas. Así que ya veis, les he pegado una buena patada en el culo a los dos y en cuestión de horas se han ido bien lejos de mi vida. Y después de hacer esto, a sonreír, ahora sí que sí. A disfrutar de este verano, y como no, de este increíble gazpacho.

Ingredientes:

- Un kilo de tomates para gazpacho (los más rojos y ricos que encontréis).
- Un pepino.
- Un pimiento verde.
- Agua fría al gusto.
- Vinagre de vino.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Sal al gusto.
- Un diente de ajo (opcional).

Manera de hacerse: Lavamos los tomates, les quitamos la parte dura del tallo y los troceamos echándolos en el recipiente en el cual vayamos a hacer nuestro gazpacho. Lavamos el pimiento verde, le quitamos el tallo y las pepitas, lo troceamos y lo añadimos a los tomates. Pelamos el pepino, lo troceamos y lo añadimos también. Echamos agua fría al gusto y batimos con una batidora de mano. La cantidad de agua que echemos dependerá de como de líquido queramos nuestro gazpacho. Una vez batido, añadimos un buen chorreón de aceite de oliva virgen extra, otro chorreón de vinagre de vino y sal al gusto. Volvemos a batir. Si queréis podéis añadirle un diente de ajo pelado. A mí me encanta, aunque no suelo echárselo porque a mi familia no le gusta. Imprescindible: servir muy frío. Yo le puse una pequeña guarnición de pimiento rojo, pimiento verde y cebolleta. Estaba bien rico.

El gazpacho aparte de estar buenísimo es un plato muy sano, entre otras cosas por ser un plato crudo, que no está cocinado, con lo cual las verduras que forman parte de sus ingredientes siguen conservando todas sus propiedades cuando lo tomamos. Últimamente me apetece mucho más comer crudo. Tampoco cosas muy raras ni elaboradas: más cantidad de fruta fresca a diario, ensaladas de mil tipos, batidos verdes, licuados, sopas frías como este gazpacho,... La tremenda calor que hace por ser verano se nota, y el cuerpo pide cosas más fresquitas y menos pesadas. Aunque me encanta comer cocinado, en verano no me apetecen sopas calientes para cenar ni potajes demasiado contundentes para almorzar, sino que prefiero tomar comidas crudas o  cocinadas pero mucho más ligeritas. Llevo un par de semanas comiendo mucho más sano, y ya empiezo a notar mejoras incluso en mi estado de ánimo. Así que os animo a todos, con la llegada del buen tiempo, a mejorar un poco vuestros hábitos alimenticios. A ver si somos capaces de mantenerlos el resto del verano y del año. El camino siempre se hace, pasito a paso.



Y con este videoclip os dejo, con música que me pone contenta y me da aún más ganas de disfrutar del verano. A disfrutar del sol, de la playa (¡¡que nos vamos en agosto a Cádiz!!), a disfrutar de mi chico, de días llenos de luz, de paseos, de algún que otro mojito, de la piscina del pueblo en Julio, de nuestros cumpleaños en agosto, de paseos por el retiro, de amaneceres y atardeceres,...¡¡a disfrutar mucho del verano!!