miércoles, 26 de junio de 2013

Mermeladas caseras de kiwi, tomate y calabacín.


Cuando Alba y yo organizamos el swap, lo primero que se me vino a la cabeza fue hacer muchos y muchos tarros de mermelada casera, no solo para mandar un par de ellos a mi amiga invisible (y tener así lista la parte comestible y hecha a mano del swap), sino también para regalar a varios amigos (y es que es genial ver sus caras cuando les regalas algo inesperado, hecho a mano y con amor por ti). Así que después del éxito que tuvieron mis primeras mermeladas como parte de los regalos handmade de esta pasada navidad, no he podido resistirme a hacerlas de nuevo.

Esta vez (después del buen sabor de boca que me dejó mi primera experiencia con la mermelada), tenía ganas de seguir probando e innovando, y decidí hacer 3 lotes diferentes. Repetí con la mermelada de kiwi, porque la otra vez gustó mucho a todos, y luego opté por hacer mermelada de tomate porque compré unos tomates en el pueblo que eran pequeñitos, pero que olían y sabían un montón a tomate tomate,...mmmmm Las últimas mermeladas las hice de calabacín, por aquello de probar un sabor diferente. La verdad es que las 3 están deliciosas, y son ideales para disfrutar en desayunos y meriendas.  No sé cual de ellas me gusta más :)

He de deciros que antes de meteros en faena haciendo las mermeladas, debéis esterilizar los botes o tarros en los cuales la vais a guardar. Si lo hacéis bien os pueden durar meses sin estropearse, y eso viene genial cuando se hace mucha cantidad, y así poder tirar de ella una buena temporada. Esterilizar los botes al modo casero es muy fácil, no os creáis que es algo del otro mundo. Yo lo que hice primero fue limpiar bien los botes, quitarles las etiquetas para que luego quedasen bien bonitos (usé tarros que iban a tirarse en casa después de haber consumido otras mermeladas, guisantes, espárragos, o cualquier otro tipo de conserva,... la verdad es que desde que hice las mermeladas en navidad siempre los guardo porque sé que los puedo necesitar en cualquier momento, y me parece una forma genial de reciclarlos). Luego puse una olla con agua y metí los botes tumbados en ella, con la tapa quitada y el agua sin llegar a cubrirlos totalmente. Se enciende el fuego y se tienen los tarros en agua hirviendo durante un mínimo de 30 minutos (aunque yo los suelo dejar unos 40-45 minutos aproximadamente). Después hay que apagar el fuego y sacar los tarros del agua caliente con cuidado (yo utilicé unas pinzas metálicas de cocina), dejarlos escurrir poca abajo y por último secarlos por fuera con un paño muy limpio y las manos bien lavadas. Y ya tenemos nuestros botes esterilizados. Eso sí, es importante que cuando los utilicemos echemos en ellos la mermelada aun un poquito caliente (templada más bien, muy caliente tampoco), que los llenemos hasta arriba del todo, y que luego los cerremos bien y los pongamos boca abajo por lo menos toda la noche. Así se quedan "al vacío", y os pueden durar muchos meses. Y ahora os dejo con las recetas de mermelada.



MERMELADA DE KIWI:

Ingredientes:

- Kilo y medio de kiwis.
- Medio kilo de azúcar.
- El zumo de un limón.

Manera de hacerse: Pelamos los kiwis, los troceamos y los metemos en un cuenco. Les echamos por encima el zumo de un limón. Trituramos con la batidora (podemos triturarlo totalmente para que nos quede una mermelada muy fina, o triturar solo un poco dejando trocitos enteros de kiwi, según cómo nos guste). Por último añadimos el azúcar, y lo ponemos a fuego medio durante unos 30-45 minutos. Cuando veamos que ya ha espesado, apagamos el fuego y lo retiramos de él. Dejamos que se temple un poco la temperatura de nuestra mermelada y la metemos en los tarros de vidrio que habremos esterilizado anteriormente.


MERMELADA DE TOMATE:

Ingredientes:

- Kilo y medio de tomates.
- Medio kilo de azúcar.
- El zumo de un limón.

Manera de hacerse: Exactamente igual que la mermelada de kiwi, con la diferencia de que en este caso no tenemos que pelar los tomates (simplemente les quitaremos el tallo y alguna parte fea si la hubiera). En internet he visto muchas recetas en las cuales se pelaban los tomates, pero yo los he echado con piel y todo y me ha gustado mucho así. Aunque como siempre digo, esto puede variar en función del gusto de cada uno.


MERMELADA DE CALABACÍN: 

Ingredientes:

- kilo y medio de calabacines.
- 750 gramos de azúcar.
- El zumo de un limón.

Manera de hacerse: Exactamente igual que la mermelada de kiwi.


Os dejo con una foto del desayuno de alguien muy especial que lucha día a día por el veganismo, y que por lo que veo disfrutó mucho de mi regalo. En la foto: café con leche vegetal, tostadas de pan de espelta con margarina ¡¡y mi mermelada casera de kiwi!!




Por último, quería aprovechar para darles las gracias a varios blogeros, que hace poco más de un mes me otorgaron unos premios, pero que hasta ahora no he tenido tiempo de pararme a recogerlos virtualmente ni de darles las gracias. Ellos son Miriam de Gastrocenicienta, Lorena de La Aduana vegetariana, Estela e Iván de Nutrición Esencial, y Aixa de Dulzura Vegana. ¡¡Gracias chicos!! Me siento muy afortunada por el hecho de que pensasteis que mi blog se merecía estos premios. Aunque no voy a contestar las preguntas que lanzasteis porque se me han acumulado y son muuuchas muuuchas, y me da una pereza horrible contestarlas todas (espero que sepáis perdonarme,...jejeje) estoy muy agradecida y siento que este rinconcito de la blogosfera es muy querido por muchos. ¡¡Un beso y millones de gracias!! ¡¡Hasta muy pronto!!

4 comentarios:

Aradhya Badia dijo...

Dios miooooo!! Doy fe de la delicatessen que son estas mermeladas!! He probado kiwi y calabacín <3
De hecho tengo que pensar una receta pero ya, ahora que has subido cómo se preparan, incluyendo tus mermeladas!
Carolina, me chifló tu regalo!!! Siento no haber subido foto ni nada pero estoy de vacaciones y no doy a basto. Quiero hacerlo todo y no he conseguido relajarme todavía. Pero te debo un post ;) Prometido! <3
Besos

NaturEst-ética dijo...

¡Qué gran idea! Yo creo que no me apunto a eso por falta de tiempo, pero mis galletas veganas soon fantásticas jaajjaja ¡un saludo guapa!

Bego Orive dijo...

Me encantan!
Lo que no me gusta tanto es la cantidad de azúcar que llevan!
Me parece que haré un experimento y probaré ha hacerlas con ágave o con stevia.
Ya te cuento que tal!
Bexitos

Pekeña Carolina dijo...

¡Aradhya! Me alegro mucho de que te hayan gustado las mermeladas :) Tenía miedo de que no llegaran enteras y se rompieran por el camino, pero ya veo que no ha sucedido así. Te cojo la palabra con lo del post, no sabes la ilusión que me haría ver como han llegado los regalos, además Alba y yo pronto haremos un resumen de los swaps y necesitamos vuestras entradas!! Espero que disfrutes de todo y que te hayan gustado también las cosas que elegí para tu cocina, yo creo que en breve me compraré unos paños iguales a los que te pillé, porque soy una caprichosa y me quedé con las ganas!! jajaja Un beso guapa!!

Naturestetica!! Que pena que no hayas participado en el swap, a ver si cuando repitamos el año que viene te animas y te apuntas!! Y que sepas que pienso ir a tu nuevo centro de belleza tarde o temprano a darme un homenaje!! Cuando pase el verano, que ahora me voy a Madrid. Un abrazo!!

Bego!! Sí, lo malo de las mermeladas es el azúcar que llevan, pero a mi me gusta mucho hacerlas, y las prefiero a las que venden industriales, que esas ni me fio de la fruta que llevan...sobretodo porque las consumo muy de vez en cuando, creo que tienen cabida dentro de una dieta equilibrada(siempre que la dieta se base en frutas, verduras, legumbres, cereales integrales,...y esto sea algo esporádico) pero eso ya va en cada uno y tu creo que tienes problemas con la diabetes no? Eso sí, este verano creo que haré alguna que otra mermelada crudivegana, que son muuucho más sanas!! Y seguro que están bien ricas!! Un abrazo!!