martes, 1 de enero de 2013

Una navidad muy handmade. ¡¡Feliz Año!!


Ante todo ¡¡Feliz Año Nuevo!! Hace apenas unas horas que comenzó el 2013, y aunque ahora mismo me siento cansada y acusando un ligero dolor de cabeza, tengo la sensación, y casi la certeza, de que este año va a traer muchas cosas buenas. Como ya sabéis, estoy en un momento personal lleno de cambios, con muchas ganas de crecer como persona y sacar un mayor rendimiento a mi vida (más amor a los demás y a mí misma, más disciplina para poder alcanzar mis metas, más energía positiva, más aprendizaje, más actividad, más creer en mí misma y atreverme con cosas para las que antes siempre tenía un no por respuesta...). A vosotros os deseo mucha felicidad, y os pido que os toméis unos instantes para reflexionar sobre qué podéis hacer para mejorar vosotros mismos en este nuevo año, qué podéis aportar al mundo y a los demás, y así poquito a poco convertir entre todos el mundo en un lugar mejor :)


Estas navidades están siendo muy especiales. Hacía tiempo que no sentía la magia de la navidad. Pero este año ha sido diferente. He hecho muchas cositas con mucha gente que me hace feliz. Por eso, entre otras cosas, no he tenido mucho tiempo para publicar ni para pasarme por aquí. Pero ya estoy de vuelta, y con ganas de hablaros sobre una parte de la navidad. Así que allá voy. Nada más acabar mi examen de física (que por cierto, ¡ he aprobado! y esa ha sido una de las grandes alegrías navideñas), empecé a maquinar sobre los regalos navideños que iba a hacer este año. Este año quería hacer algo diferente, que no costase mucho dinero, pero en lo que poder poner todo mi cariño e ilusión. El resultado ha sido el que veis: galletitas navideñas de muñecos de jengibre y arbolitos y bolitas de navidad, mermelada casera de kiwi y postales navideñas hechas a mano, con foto y todo. Este año los términos handmade y homemade han resonado bien fuerte en casa de mis familiares y amigos más cercanos. Y ha sido maravilloso, no os podéis ni imaginar las caras de asombro y el agradecimiento que nos han mostrado. Y yo bien contenta que me he quedado, disfrutando de la colaboración de mi chico en la elaboración de los regalos, y de atreverme a hacer cosas que antes no me atrevía a hacer. Y esto último os lo explico. Yo siempre he sido una negada de las manualidades, y por serlo desde pequeña, mi respuesta ante la realización de alguna de ellas siempre ha sido un no. Pero ya no quiero más noes que me limiten en mi vida. Así que este año he rescatado la navideña tradición de mandar postales de navidad, y además hechas por mí, que aunque no han quedado perfectas ni muchísimo menos, sé que han hecho mucha gracia a los destinatarios. También decidí empaquetar yo los regalos, otro de mis quebraderos de cabeza de otros años, pero que sólo es cuestión de ponerse, comprar un poco de papel craft en los chinos, un poco de cuerda rústica, unas cartulinas, papel transparente de envolver cestas y demás,...y ya está. Facilísimo, y no me digáis que no ha quedado bien mono todo. Y por supuesto, me puse a hacer la parte culinaria, las galletas y la mermelada (esto ha sido lo más fácil de hacer, ya que la cocina se me da bien). Estoy muy contenta con el resultado de estos regalos, teniendo en cuenta que ha sido la primera vez.


Por otra parte, yo también he recibido regalos muy especiales estas navidades. Pero esos os lo mostraré por Reyes, en mi próximo post. Algunos de ellos también han sido hechos a mano, y eso les ha dado muchísimo encanto. El saber que han estado eligiendo los materiales para mí, teniendo en cuenta mis gustos, y haber gastado energías pasando la tarde haciéndolo, en lugar de haber ido a un centro comercial a comprar cualquier cosa en una tienda convencional, pues la verdad es que me ha hecho muy feliz. El regalo se hace más grande, se le da un valor añadido que no le puede dar ninguna máquina de fabricación en serie. Y es que el amor se nota, echando a un lado la parte negativa de estas fechas, el consumismo desmedido, y dándole la bienvenida al calor de las cosas hechas con el corazón. Por eso por Reyes os pido que le pongáis cariño a vuestros regalos, que hagáis buenas elecciones cuando vayáis a comprar, prefiriendo siempre lo artesano y favoreciendo al pequeño comercio, dándole una patada a las multinacionales que con sus modus operandi destrozan hoy día el mundo. Tenemos mucho poder como consumidores, más del que muchas veces pensamos. Así que por estas fechas mejor regalitos hechos a mano, comprados en el pequeño comercio, llenos de creatividad y por supuesto, libres de crueldad, tanto animal como humana. Tampoco os olvidéis de que es mejor adoptar que comprar, si estáis pensando en ampliar la familia, y que eso debe ser una decisión muy meditada, ya que los animales no son juguetes que luego se pueden tirar. Dicho todo esto, os deseo unos felices reyes, que seáis muy pero que muy felices, tanto ese día como el resto del año. Un abrazo, ¡¡y hasta pronto!!

7 comentarios:

Alba (Mi vida con un vegano) dijo...

Feliz año Carolina!!!

Que post tan bonito para empezar esta nueva etapa. Estoy contigo con esto de los regalos handmade. A mi me encanta hacerlos y recibirlos. Yo el año pasado regalé unos botes de cristal llenos de galletas de chocolate :)
Y no se porque dices que se te dan mal las manualidades, porque todo lo que has hecho se ve de lujo.

Por cierto, este nuevo diseño del blog me gusta mucho mucho mucho!:)

Pues nada, a seguir luchando por ser felices.

Un abrazo!!!

¿Y si nos cuidamos? dijo...

Feliciiiiiiiiiiiisimo Año Nuevo Carolina!!!!
Te han quedado unos regalos preciosos, los destinatarios tienen que estar encantados, y el hecho de haberlos hecho tu es a mi parecer tambien lo mejor.
Me alegro mucho de que ya estés por aquí!!
Un besazo grande!

Lorena Domínguez dijo...

Feliz año nuevo, feliz aire nuevo de blog y felices cambios! =)
Es una idea muy bonita la de cocinar y regalar a tus familiares y tienes razón! tanto comprar y tanto comprar... parecemos tontos! con la de cositas bonitas que podemos hacer nosotros mismos...
Un besito!!!

Pequeña dijo...

Alba, ¡feliz año! y muchas gracias por tu comentario, me he puesto muy contenta al leerlo :) A ti se te ve que tienes muy buena mano con los regalitos hechos a mano, no hay más que pasarse por tus blogs para verlo. Yo como ves acabo de empezar con ello, pero a partir de ahora pienso repetir en esto de regalar cosas hechas por mi. Por un día nos sentimos como los reyes magos, repartiendo cosillas casa por casa. Fue muy emocionante,...jajaja Creo que son estas cosas las que le dan magia a la navidad. Me alegro mucho de que te guste el nuevo diseño del blog. Así con el fondo blanco y las fotos grandes se ve mejor todo. Seguro que este año va a ser un año blogero muy productivo para mí. ¡¡Tengo tantas ganas de compartir cosas con vosotros!! Nos leemos. ¡Un abrazo!

Rosa, Feliz año para ti también, guapísima. La verdad es que sí que gustaron mucho, mi familia política es muy agradecida con estas cosas. Recibimos muchas sonrisas, fotos por el whassap por la noche de la peque de la familia devorando las galletas a dos carrillos,...fue un día muy feliz. Sembramos bastante buen rollito ¡¡y eso que solo fueron galletas, mermeladas y felicitaciones de navidad!! Pero ya ves, cuando das, acabas recibiendo más amor del que das... Ha sido para repetir. Un abrazo y felices reyes!!

Lorena, feliz año nuevo!! Te deseo un buen día de reyes, y que disfrutes mucho este año. Seguro que tú también haces o puedes hacer cosas chulas. Menos consumismo y más pasarnos al lado ecológico y sostenible de la vida. Un abrazo y hasta pronto!!

Hana dijo...

Navidad handmade!! Que buen título para un post...¿te imaginas que el 30% de la gente decidiese hacerse sus propios regalos o comprarselos a artesanos? SEría una verdadera revolución!

Un besote guapa!

Nefer dijo...

Hola Pequeña! A que no sabes qué? Dos días antes de Reyes estaba yo machacándome la cabeza para ver qué podía regalar... y paseando por los blogs me encuentro con esta entrada tuya. Se me iluminó la bombillita y bajé a comprar tomates ecológicos del herbolario. Un poquito de azúcar de caña y limón. Unos botecitos, retales de tela y pegatinas. Y ale! Gracias a tí hice una mermelada de tomates y pude regalarla para Reyes. Ha gustado mucho, aunque iré perfeccionándola cuantas más veces haga. Y tienes razón, no hay nada más bonito que regalar cosas hechas por tí misma. La cara de la gente al abrirlas es de asombro, no se lo creen. Y es tan fácil. Además, en la pegatina puse para quién iba dedicada. Muy personalizados.

Lástima que algunas personas no entiendan que gastes tiempo, y no gastes dinero. Osea, que un regalo debe ir acompañado de un gasto económico. Una lástima. Lo mismo que he dicho en la entrada siguiente... si cada uno hiciéramos un regalo hecho por nosotros mismo, o comprado a un artesano... cuánto amor se repartiría!

Gracias por la idea!!!!!
Un abrazo!!!!

Pequeña dijo...

Hana, ¡¡ojalá pasase eso!! Como he dicho, ¡¡tenemos mucho poder como consumidores!! Parece mentira, pero detrás de cosas tan triviales en nuestra vida, como comprar algo, se esconde el cómo está montado nuestro mundo, nuestra sociedad,... si todos pusiéramos nuestro granito de arena cambiando hábitos,...¡¡el mundo sería mejor!! Y no es tan difícil hacerlo ¿verdad? solo hay que tener ganas,... Un abrazo guapísima.
Nefer, ¡¡me haces super feliz con lo que me has contado!! En serio, me alegra muchísimo compartir la blogosfera con personas como tu :) Y sí ¿a que es facilísimo hacer mermeladas? Nuestra familia flipó, y mucho, con nuestros regalitos,... para nada pensaron en que deberíamos haber comprado algo mas convencional, al revés, se sorprendieron de que mi chico se metiera en la cocina :) ¿Te salió bien la mermelada con azúcar moreno? Yo usé blanco, porque era la primera vez que lo hacía y no quería saltarme las recetas que había ojeado,...Por cierto, la mermelada de tomate me encanta,...me pasé la mañana del 24 de diciembre buscando un tarro por todos sitios, y era increíble, no había en ningún supermercado... Haber cuando hacemos un swap gastronómico vegetariano. Un abrazo, ¡¡y muchas gracias por compartir conmigo lo de la mermelada!! :)