domingo, 16 de diciembre de 2012

Tiempo de cambios.


Es tiempo de cambios. Todos queremos cambiar el mundo, pero no nos damos cuenta de que para eso primero tenemos que cambiarnos a nosotros mismos. Y en esas estoy yo. Es cierto que se está acabando el año, que 2013 está a la vuelta de la esquina, y que siempre, por estas fechas, quien más y quien menos hace su lista de propósitos para año nuevo. Al margen de este ritual que muchos hacemos año tras año (y que la mayoría de las veces se nos queda en papel mojado), este año tenemos la peculiaridad de contar con profecía maya y todo, que pronostica, según algunos, el fin del mundo. Somos muchos los que pensamos, o queremos pensar, que no es el fin del mundo lo que se nos viene encima, sino un cambio de consciencia a nivel mundial, en el que nos daremos cuenta de que las cosas no pueden seguir como están, que tenemos que cambiar nuestra forma de vivir y de actuar, ya que el sistema establecido es un sistema que no respeta al planeta, ni a los seres vivos que habitamos en él.

Pues bien, después de esta pequeña introducción que os acabo de hacer, supongo que ya intuiréis que algo está pasando por aquí. Y es que, para el blog y para mí, es tiempo de cambios. En realidad todo se ha ido fraguando poquito a poco, y que ahora dé un paso hacia delante ha sido una casualidad (o no) bastante hermosa.


En todo este tiempo, desde que comencé mi aventura en Espinacas con garbanzos, he ido creciendo poquito a poco como persona. Los obstáculos que he tenido por el camino, me han ido enseñando cosas. Una de ellas, de las más importantes, es que puedo conseguir todo lo que me proponga. Y esto lo he aprendido a base de ostias. Sí, ya sé que suena mal, pero tenía que decirlo. La clave está en no desanimarse nunca, y en levantarse siempre. A veces nuestra baja autoestima no nos deja ver la realidad, todo lo que valemos, y todo de lo que somos capaces. Pero si no dejas de intentarlo, llega el momento en que te das cuenta de todo lo que has avanzado, todo lo que has conseguido, todo lo que se ha abierto tu mente, todo lo que has aprendido,...y empiezas a valorarte. Y ves que ahora eres una persona nueva, una versión mejor de ti mismo. Y yo quiero seguir indagando y trabajando por conseguir esta mejor versión, tanto de mí misma como del blog.

Es por ello que a partir de ahora veréis algunos pequeños cambios por aquí. No os asustéis si estos días veis plantillas y fondos diferentes. No sé manejarme muy bien con los ordenadores, pero poco a poco iré buscando hasta encontrar un aspecto estético que diga algo más de mí en el blog. También encontraréis contenidos nuevos. Seguiré subiendo recetas vegetarianas, crónicas de comidas en restaurantes, de los viajes que hago, participaciones en eventos de la blogosfera,... Pero Espinacas con Garbanzos va a pasar a ser algo más para mí, un pequeño diario dónde compartir con vosotros otras inquietudes. Un sitio donde comentaros mis últimas lecturas, donde subir ese vídeo o canción que me ha sacado una sonrisa, donde poder reflexionar sobre películas o documentales que me hayan llegado al alma, enseñaros esa tienda tan bonita y vintage a la que fui el otro día, un sitio donde poder compartir unas fotos bonitas, un poema importante para mí, o simplemente enseñaros esa artesanía de la que me he enamorado. Y todo ello sin perder mi anterior rumbo, que forma parte de lo que soy: lo rural, de la tierra, lo auténtico, lo creativo, lo ecológico, lo sostenible. Y por supuesto, lo vegetariano.


Una de las cosas que me ha llevado a dar este paso, es que he tomado la decisión de ser feliz, Sí, como lo leéis. Ser feliz es una cuestión de actitud, y no algo externo a nosotros. No sé cómo no me he dado cuenta antes. Pero cuando lo ves claro, todo puede empezar a ser maravilloso. Ya me dan igual las cosas que hace unos días me atormentaban tanto. No se puede vivir con miedo. Y hay que vivir más el presente, y disfrutar del día a día sorbito a sorbito. Brindemos por ello ;)


Os dejo unas cuantas lecturas que han sido muy inspiradoras para mí, y que poquito a poco también han contribuido en ayudarme a dar el cambio. Aunque este sitio va a continuar siendo un blog sobre un estilo vegetariano, optimista, y feliz. Pero ahora, con una felicidad más auténtica que nunca :) 

- El fin del mundo puede estar a la vuelta de la esquina. ¿Estarías preparada para morir?
- Mirar los problemas desde otra perspectiva.
- Diviértete, reinventate.

Os mando un abrazo. ¡¡Nos vemos en el próximo post!!

Edito para recomendaros otro artículo, muy en consonancia con lo que os he contado, y muy inspirador también:

- Para salir de la zona de confort no hace falta salir de casa.

lunes, 3 de diciembre de 2012

Aire de Sevilla. Premio Dardos.


Hace cosa de un par de meses mi chico y yo disfrutamos de una tarde estupenda en Aire de Sevilla, unos baños árabes situados en la C/ Aire nº 5, en Sevilla. A título personal os puedo contar que he estado en varios spas, y lugares de relajación acuáticos varios, pero ninguno hasta el día de hoy ha podido asemejarse en nada a este. Es realmente especial, y es que, estos baños están construidos sobre unos antiguos baños árabes (un Hamman), y sobre vestigios romanos.

Hicimos el circuito termal, que dura una hora y media aproximadamente. A mí personalmente me encantaron las piscinas de agua muy fría, muy caliente, y templada. Pasar de una a otra me hacía sentir renovada. Pero también cuentan con un jacuzzi, una sala de vapor, una terma de agua salada y una estancia en la que relajarse tomando agua fría y té.

De precio, es carillo. Vamos, que es más bien para comprar un par de pases para un regalo, o para si se viene de turismo a Sevilla, darse el capricho de conocer este lugar. Pero eso sí, aunque es caro, merece la pena. La decoración, el hecho de estar construido sobre un antiguo Hamman, hace que te transportes en el tiempo. El ambiente es muy tranquilo, silencioso, con música muy relajante. Es bastante grande y los grupos para los circuitos termales son reducidos. Se sale de allí con la sonrisa puesta. Merece la pena.





Por cierto, las fotos que tomé son dentro del edificio, Aire de Sevilla, pero no dentro de los baños propiamente dichos, ya que allí supongo que no se pueden hacer fotos, por la intimidad de los presentes. Nosotros fuimos con un cupón descuento, de estos que tanto usamos (así merece un poco más la pena ir). Nos salió a mitad de precio. El cupón incluía, a parte del circuito termal para dos, una merienda en la tetería: un par de tés, un par de zumos y unos pastelitos árabes. Estuvo estupendo.




Por último, después de contaros nuestra experiencia en este Hamman sevillano, quería darle las gracias a Bruma, del blog Paraíso Vegetal, por haberme otorgado el Premio Dardos. Bruma es estupenda, y si no conocéis su blog este es un buen momento para hacerlo. ¡¡Muchas gracias guapísima!! Sigue con tus recetas, que son maravillosas :)


Ahora me toca a mí pasar el premio a otros 20 blogs. En realidad son 20 blogs que nunca me pierdo. Son todos estupendos.

- L´Amanida animada.
- La bruja vegana.
- Nutrición esencial.
- Reflejos.
- Naturalmente dulces.
- Natural de la tierra.
- Albahaca y canela.
- Mis recetas anticáncer.
- Semillas de calabaza.
- Kiri & Carla.
- La Tetera Verde.
- Dime que comes.
- Mimamame.
- Mi vida con un vegano.
- Había dos veces.
- Cocina de Nihacc.
- Comida para una.
- Jessica´s cooking lab.
- Vegetal y tal.
- ¿Y si nos cuidamos?

El orden de los blogs es aleatorio (es decir, no están ordenados por favoritos ni nada por el estilo). Me encantan todos. Además, me dejo algunos más, de los que soy fiel seguidora, y me da rabia pero no caben todos (y eso que son 20, ahora me doy cuenta del grado de enganche que tengo al mundo bloggero). Espero que os saque una sonrisa el recibir un premio, aunque no lo recojáis porque no soláis hacerlo. Un abrazo y ¡¡hasta pronto!! :)