martes, 24 de abril de 2012

San Jorge, patrón de los Scouts.


Ayer 23 de abril fue San Jorge, día muy conocido por ser el día del libro, en el cual, como todos sabemos, es tradición regalar un libro y una rosa. La verdad es que es una tradición muy bonita. Sin embargo, quería compartir con todos vosotros lo que significa para mí el día de San Jorge, y es que, lo que mucha gente no sabe, es que San Jorge es el patrón de los scouts.

Ser scout es algo que va mucho más allá de la imagen tonta y ñoña que nos quieren imponer las películas americanas (niños y niñas vendiendo galletitas llamando a la puerta de tu casa, y además con un aspecto de lelo y pringadillo que tira para atrás,...). Os cuento, porque la realidad es más bien otra, es algo totalmente diferente y que no podemos dejar escapar por culpa de una mala película americana.

Ser scout significa pertenecer al movimiento fundado por Baden Powell, denominado como escultismo, del que podréis saber algo más pinchando aquí.  Yo misma estuve en un grupo scout durante 8 años de mi vida, y durante ellos, crecí como persona, disfruté de campamentos y juegos, desarrollé valores como la amistad, el amor a la naturaleza, el ser útil (no ser un espectador pero sí un actor, que se mueve y lucha por lo que cree que es justo), el ser optimista y sonreir ante las dificultades,...y un largo etcétera que nunca se podría acabar.

Os cuento todo esto porque aunque a veces pierdo un poco el rumbo en mi vida, siempre me acuerdo de mis años como scout y de cómo crecí llena de alegría en aquel grupo de personas que se encargaron de ayudarme a ser una persona de provecho (me ayudaron entre otras cosas a ser feliz y a no permanecer pasiva ante las injusticias, cosas que veo que están muy relacionadas con el hecho de que a día de hoy haya decidido hacerme vegetariana).

Pues bien, quería compartir con vosotros lo que Baden Powell dejó escrito sobre San Jorge y la leyenda del dragón en su libro Escultismo para muchachos:

San Jorge nació en Capadocia, en el año 303. A los diecisiete años se alistó en la caballería, donde pronto destacó por su valor.
En cierta ocasión, fue a una ciudad llamada Selem, cerca de la cual había un dragón, que tenía que ser alimentado diariamente con un ciudadano, escogido en suerte.
El día que San Jorge llegó allá, la suerte había recaído sobre la hija del rey, Cleolinda. San Jorge resolvió que aquella doncella no debía morir y fue en busca del dragón, que vivía en un pantano vecino y lo mató.

San Jorge es el tipo que deben seguir los Scouts
Cuando se le presentaba una dificultad o un peligro por grande que pareciera –aun en la forma de un dragón- ni la esquivaba, ni la temía, sino que le hacía frente con todas sus fuerzas y las de su caballo. Aún cuando armado inadecuadamente, pues sólo contaba con una lanza, se arrojó contra el dragón e hizo cuanto pudo, venciendo la dificultad que nadie se había atrevido arrostrar.
De esta manera exactamente es como los Scouts deben enfrentarse a las dificultades y a los peligros, sin tomar en consideración lo grandes o terroríficos que pueden parecer, o lo mal equipados que se encuentren para hacerles frente. Deberán arrostrarlos valientes y confiados, usando de todas sus fuerzas para vencerlos y las probabilidades son que saldrán victoriosos”

No nos quedemos con la posible parte negativa de la muerte del dragón, ya que se trata de una metáfora y éste representa en ella los problemas y las dificultades con las que nos encontramos día a día en nuestra vida. Lo que creo que hay que aprender de esta leyenda es que tenemos que atrevernos con todos los obstáculos que nos vamos encontrando, aunque éstos sean muy grandes y parezcan realmente imposibles de solucionar. Hay que darle una patada a la "Im" de Imposible, para así poder hacer realidad todo lo que deseamos.

Y yo espero aplicarme el cuento y aprender de nuevo de esta historia. Estoy un poco negativa con todo lo que me pasa, y no me doy cuenta de que si se quiere, se puede con todo. Y todo es todo. Por muy grande que sea nuestro dragón. Espero que os haya gustado la historia y hoy os acostéis sabiendo algo más (o recordando vuestros años de scouts si vosotros también lo fuísteis y lo sois). ¡¡Un besito y pronto vuelvo con más recetas!!


2 comentarios:

Maria Jose Adan dijo...

Bonita historia!. bss Acaramelada

Pequeña dijo...

Me alegro de que te guste!! Bienvenida al blog. Besitos!!