jueves, 19 de abril de 2012

Hojaldre templado de manzanas y canela. Movimiento slow.


Os pongo en situación. Hora de merendar. Muy poquitas cosas en la nevera y en la alacena de casa. Ganas de comer algo sabroso después de haber pasado toda la mañana andando de aquí para allá y haber comido con prisas y bastante escaso. ¿Resultado? Un rato de descanso por la tarde y este hojaldre templado de manzanas y canela.


La receta de esta merendola es muy fácil, sólo se necesitan unos  pocos ingredientes y un horno. Lo que da de sí la receta merece la pena, de hecho creo que viene genial para cuando se nos presenta alguien inesperado en casa, deseoso de comer o merendar con nosotros. ¿La razón de ello? Pues que se prepara en un plis plas y se queda muy bien con los invitados, ya que en lugar de traerles un yogur de postre o una fruta así sin más (lo cuál es muy sano comer pero seamos sinceros, para ocasiones especiales no es lo más adecuado), les estaremos preparando algo especial para ellos, hecho con nuestras manos. Y encima siguiendo la ley del mínimo esfuerzo, ya que no cuesta nada hacerlo. Además, entra muy bien, al ser hojaldre y no un pesado bizcocho se come en nada, ya que es algo "ligero". Lo dicho, que os animéis, que merece la pena porque esta receta sirve para, además de agasajar a posibles invitados, darnos un capricho a nosotros mismos después de un día ajetreado. O simplemente porque sí, porque somos todos muy guapos y nos lo merecemos todo :)

Ingredientes

- Masa de hojaldre sin ingredientes de origen animal.
- Dos o tres manzanas (según el tamaño de éstas y del trozo de hojaldre que utilicemos para la receta).
- Margarina o aceite de oliva para untar (éste último más recomendable que el primero).
- Un poco de azúcar moreno para espolvorear.
- Canela.

Manera de hacerse

Se precalienta el horno a 220º. Se coge un trozo de masa de hojaldre (del tamaño que deseemos) y se pone sobre una bandeja de horno. Se unta con aceite de oliva preferiblemente, o con margarina vegetal. Se pelan las manzanas y se cortan en gajitos alargados. Se disponen los gajos de manzana sobre el hojaldre. Se espolvorea todo con un poquito de azúcar moreno. Se mete al horno durante 15-20 minutos. Se saca del horno y se espolvorea con un poco de canela al gusto. Se deja enfriar un poquito y se come templadito (también lo podéis dejar enfriar del todo, aunque yo lo prefiero templado). Listo para comer.


Yo disfruté de lo lindo mi porción de hojaldre, que degusté tranquilamente con un poco de té en leche de soja calentita (el té que me mandó mi swap vegetariano). Estaba delicioso todo, fue una merienda especial. A veces necesitamos tomarnos un respiro de vez en cuando, y cualquier momento puede ser el idóneo para ello. Esto me ha hecho reflexionar y pensar un poco, en que deberíamos tomaros la vida con más tranquilidad, sin tantos agobios innecesarios. A veces vamos demasiado deprisa, sin darnos cuenta de todo lo que tenemos a nuestro alcance para ser felices. Por ello he recordado lo que es el movimiento slow, el llevar una vida desacelerada disfrutando un poco más de todo lo que tenemos a nuestro alrededor y dentro de nosotros mismos, sin tantas prisas y agobios, que dan lugar a problemas derivados del estrés, de esta situación que es ir demasiado deprisa por la vida. Si todos fuéramos un poco más lentos, estoy segura de que éste sería un mundo mejor, ya que el dar pasito a pasito en vez de ir corriendo, hace que saboreemos mejor los instantes que tenemos, y quizás, que nos atrevamos a hacer las cosas de otra manera. Aquí tenéis el enlace del movimiento slow. Os dejo hasta la próxima entrada. ¡Sed felices!

Edito para dejaros un nuevo enlace que habla sobre el estrés y como combatirlo.Se trata de 7 consejos útiles para reducir el estrés, y podéis leerlo aquí. Espero que os sirva de ayuda. ¡Tenemos que cuidarnos física pero también mental y emocionalmente!

Vuelvo a editar, ya que con esta receta he participado en el reto de Veganiza al Cheff, cuyo resumen podéis ver aquí. Espero que os guste :)

4 comentarios:

Lucia M.A. dijo...

¡yo hago mucho esta tarta! ahora le pongo también trozos de fresa y a veces pera o plátano. Es tan fácil y sale siempre tan rico!

Nefer dijo...

Hace un tiempo que quiero hacerla y nunca me animo! Gracias porque ahora te copiaré la receta. La manzana al horno no es mi pasión, pero no sé porqué, el cuerpo me la está pidiendo.
El movimiento slow mola mucho, ese, y el decrecimiento. Yo creo que la combinación de los dos sin irse al extremo sería lo mejor.

Un besoteee (aún no tengo mi swap) que triste toy

Pequeña dijo...

Lucía, cualquiera la hace ¿verdad? yo no sé como no la he hecho antes, con lo fácil que es,...sería un pecado no hacerla de vez en cuando... ¡Besos!

Nefer, animate, aunque ya he visto en tu blog que estas haciendo cositas con hojaldre también (es tan sencillo y queda tan bien...). Si no te mola mucho la manzana hazlo con fresas como dice Lucia, o con lo que más te apetezca.
Del decrecimiento también he oído hablar, y suena lógico porque en un planeta con recursos finitos no se puede crecer siempre,...habrá que decrecer un poco y llevar un ritmo de vida que sea más sostenible para el planeta. Besitos!!

Pequeña dijo...

Por cierto Nefer, seguro que te llega pronto el swap, ¡tengo unas gana de ver lo que te han mandado! Besitos!!