martes, 13 de marzo de 2012

La niña de mis ojos. Lupita.


¡¡Hola a todos!!. Quería darle un poco de vida a la nueva sección del blog llamada Bichitos, la cual me gustaría ir engrosando poco a poco, subiendo posts que hablen sobre los animalitos que forman parte de mi vida o que voy encontrando a mi alrededor. Desde muy chiquitita me han atraído mucho los animales, siempre me han gustado y siempre he sentido mucha simpatía y empatía hacia ellos. La verdad es que esa fue la razón por la cual me hice vegetariana, ya que me produce mucho sufrimiento el hecho de comer animales para "alimentarnos", y más siendo algo absolutamente innecesario, al menos en la situación en la que yo me encuentro y en el país en el que vivo. Creo que mi relación con ellos es lo que ha hecho que hiciera la conexión en mi mente, viendo que aquello que estaba en mi plato eran los adorables animales que yo quería tanto. La verdad es que amo a los animales, y creo que al menos, todos deberíamos respetarlos, lo cual incluye, por supuesto, respetar su derecho a la vida.
 

En este post me gustaría presentaros formalmente a mi gatita linda, a mi Lupita. Ella es junto a mi chico, lo mejor que me ha pasado en los últimos años. Aunque antes de hacer las presentaciones, os pongo un poco en situación, cómo están las cosas en mi casa en cuanto a bichejos...cómo sabeís, hace unos meses perdimos a nuestra gata Nuna, así de repente, sin esperárnoslo. Entonces nos quedamos en casa solos con Lupita,... sin embargo nos faltó tiempo para ampliar la familia, y ahora tenemos familia numerosa, ya que en enero adoptamos dos gatitos de color canela, hermanos de la misma camada, uno macho y otro hembra. Ahora, tenemos como amigos gatunos a Lupita, Nano y Nani. Pero de éstos dos hermanitos, prácticamente unos recién llegados a casa, os hablaré en otra ocasión.


Lupita es una gatita muy especial. Y lo es por muchas razones. Os explico. Cuando yo era pequeña e iba a la guardería recuerdo que le pedía a mi madre cada dos por tres que quería tener un gato,...tan pesada me puse que mis padres acabaron adoptando a una pequeña gatita atigrada que se encontraba en la calle. Para mí fue lo mejor que me podía pasar en aquel momento, y enseguida se convirtió en mi gran compañera de juegos. Le pusimos de nombre Estrellita. Era una gatita muy cariñosa y muy buena, una gata muy leal, que siempre estaba a mi lado, independientemente de todo. Me encantaba acariciarla y que durmiera conmigo en la cama como si fuéramos hermanas. Poco a poco fuimos creciendo juntas, los años pasaron y nos hicimos inseparables. Pero al cabo del tiempo, pasó lo que tenía que pasar,...de todos es sabido que la esperanza de vida de un gato nadie tiene que ver con la humana,...así que llegó el fatal momento de la despedida. Tuvimos que "dormirla", porque aún habiéndole operado un tumor en una mama, se le reprodujo a lo bestia en cuestión de semanas. Aquello ya no tenía solución. Duró 14 años, y quedarme sin ella fue muy muy muy duro, porque habíamos sido inseparables casi desde que tengo uso de razón. Recuerdo que iba al instituto, a bachillerato, y murió justo un día antes de la presentación de las clases,...todo el mundo estaba conociéndose, intentando pasar un buen rato,...y yo allí sin ganas de nada, sólo intentando que las lágrimas no se me escaparan delante de todos,....lo pasé fatal. Al poco cogimos a Nuna, pero con ella no empecé con buen pie, porque yo aún estaba "de luto", y no en condiciones de tener un nuevo gatito en casa,...además, el carácter de Nuna era muy fuerte, y un tanto difícil, y aún siendo cariñosa (de vez en cuando) con mis padres, pero nunca lo fue conmigo ni con mi hermano,...así que pasó el tiempo, me fui a vivir a una residencia de estudiantes para hacer el módulo superior de fp de forestales,...y casi no tuve contacto con ella, era como si no tuviese gato. ¿Qué pasó? Que empecé a pensar que jamás habría nadie como mi Estrellita, que no volvería a tener una relación tan especial con un animalito, que esa cercanía como la que tuve con mi niña no se volvería a repetir,...y de repente llegó Lupita a mi vida, como un soplo de aire fresco, y lo cambió todo. Me di cuenta de que ya había pasado "el luto" y de que necesitaba tener conmigo a un gatito de verdad, allí donde yo estuviese estudiando. Entonces ví uno que buscaba hogar en un e-mail que me mandaron, hablé con Ricardo, mi por aquel entonces compañero de piso, y llamé al número de teléfono que venía en el e-mail,...y a los pocos días recogí a mi gatita Lupita. La primera impresión fue un poco rara, porque me habían dicho que tenía unos 3 meses, pero cuando fui a buscarla la gata pasaba del año...se veía muy grande, y pensé que quizás no podría hacerme con ella,....menos mal que en breve me daría cuenta de que estaba totalmente equivocada. Nada más llegar a casa la solté y dejé que fuera investigando ella por su cuenta todos los rincones, sin agobios, para que poco a poco se fuera familiarizando con todo y aquello no fuera traumático para ella,....yo pensaba que pasaría de mí unos días,...pero nada más llegar la hora de dormir, se metió en mi cama conmigo ella solita y empezó a ronronear y darme besitos en la mano y el brazo sin parar,....se me rompió el corazón de tanta ternura. En nada nos hicimos inseparables, estudiábamos juntas, hacíamos herbarios juntas (ella más bien los deshacía), jugábamos juntas, me hacía "fiestas" cada vez que volvía de clase,...y me di cuenta de que el corazón es muy grande y en él cabe mucho amor, que no sólo había ese amor por Estrellita, sino que había mucho mucho para Lupita. Es que es una preciosidad de gata, muy inocente a pesar de venir de la calle, muy torpesita, muy juguetona y graciosa. Y muy muy cariñosa con los humanos. La verdad es que ahora pienso que ella buscaba casa para ser gato doméstico y no callejero, ya que cuando la encontraron antes de dármela a mí, se había metido por la ventana en una casa que estaba en un patio de vecinos antiguo, y ni corta ni perezosa se echó a dormir en el sofá (imaginaros la sorpresa de los chicos que allí vivían cuando llegaron de la calle y se la encontraron durmiendo a pierna suelta en el sofá). Menos mal que esos chicos al no poder hacerse cargo de ella decidieron buscarle un hogar, en lugar de echarla de nuevo a la calle. Les doy las gracias a ellos y a Olga, que es quien me mandó el e-mail de "gatita busca hogar". Siempre le estaré agradecida por ello, por haber sido el hilo conductor de toda historia, sólo por tomarse unos minutos y reenviar un correo que muchos no habrían reenviado.Gracias a todo este cúmulo de circunstancias, Lupita lleva ya 6 años conmigo, dándome mucho más de todo lo que yo le doy a ella a cambio. Además,...no me digais que no es preciosa. Es super linda, y la quiero un montón. :)


Me gustaría aprovechar para deciros a todos que por favor, no compreis animales, no son mercancía. Si queréis darle cariño y un hogar a alguno, es mejor adoptar y que así formen parte de vuestra familia. También deciros que sólo adopteis si estáis 100% seguros de lo que hacéis. Un animal no es un juguete, y cuando se decide adoptar uno es para toda la vida, con sus alegrías y sus disgustos. Piénsatelo bien y si estás seguro,..no compres, ¡adopta!.


Espero no haberos aburrido mucho con este post tan largo. La verdad es que me he emocionado y todo al  recordar ciertas cosas, y me siento un poco más vulnerable al compartir esto con todos vosotros, ya que es algo que me toca la fibra sensible y que no todos entienden. Y vosotros, ¿tenéis bichitos en casa? ¡¡Besitos!!

5 comentarios:

Nihacc dijo...

Ay, me he emocionado... Es preciosa :) Se parece a mi pequeña, Eren. Ella también llegó a mi vida (literalmente, estaba en medio de la carretera en mi camino a casa) cuando ya estaba preparada para otra gata... su predecesora se fue tan pronto y dejó un hueco tan grande... Hay que ver cómo nos abren a sentir a los animales de otra manera a como se nos ha enseñado, ¿verdad? Gracias por compartir la historia, ¡besos!

Maca dijo...

Como esta mi Lupi??le quitaron los puntos?Espero que este ya perfecta y la pobre pueda subirse en el sofá.Más wena la Lupita.1 besito peque

Pequeña dijo...

Hola Nihacc,

Eren es muy bonita, a ver si la sacas más en el blog, con lo que me gusta a mí ver gatitos,...Agradezco que te emociones y tu interes en el tema, la verdad es que los animales son increibles, creo que por mucho que hagamos cosas por ellos, ellos siempre nos lo devuelven con creces y nos dan mucho más. Es increible los vinculos que se pueden tener con ellos, aunque hay mucha gente que no lo entiende, a veces me han llegado a decir !pero si solo es un animal! ¿Y que? Suelen ser mucho mas nobles que nosotros, y tener mejores sentimientos,...a mí en general me han dado mucho cariño y alegria, cosa que no puedo decir de todo el mundo. Besos!!

Maca, ya he hablado contigo esta tarde pero ya sabes lo que te he dicho, está genial, como si nunca la hubiesemos operado. Me alegro de haberlo hecho, ya que se supone que ello reduce el riesgo de tener futuros tumores y demás,...Gracias por animarme a hacerlo, creo que entre tu y Manuel (uno de sus vetertinarios) me habeis convencido...Gracias y muchos besitos!!! Por cierto, espero que tu perrita esté mejor :)

Nefer dijo...

Hola Pequeña!!!

He estado unos días fuera y todavía no me había puesto al día con tu blog! Me ha emocionado tu historia con Lupita! La verdad es que siento algo de envidia al ver el amor que os dan vuestros animales. Yo no tengo ninguno (quitando de los pececitos y tortuguitas que tuve de pequeña...) y no los tengo porque sé que es mucho sacrificio y no pararía de darle vueltas a la cabeza ya que no creo que un piso como en el que vivo sea adecuado para tener un animal. Me daría mucha penita tenerlo aquí metido y no saber si realmente es feliz. Acabo de llegar de Barcelona donde mi cuñada acaba de adoptar un conejito... y me ha dado una penita terrible saber que nunca saldrá de casa y se pasará muchas horas metido en la jaula, sin ningún conejo más con quien compartir su vida. Ya sé que un gato es distinto, son más sociables... Y bueno, puede que me quede con lo malo... pero me daría tanta pena que le ocurriese algo... Que catastrofista soy!!! Quizás soy demasiado responsable y sé que lo querría tanto...

Bueno, espero más historias como esta! Me voy a mi blog que tengo que ponerlo al día!

Un besote!

Pequeña dijo...

Hola Nefer!!!

Yo pienso que cuando alguien decide adoptar un animal, debe hacerlo sabiendo al 100% que sera para toda la vida, que ha de estar siempre pendiente, que tiene que darle cariño ya que no es un juguete o un mueble de la casa o algo para exhibir o coleccionar,...que es un ser vivo que merece respeto y afecto. Partiendo de ahi, pues,...sí, es verdad que cuando les pasa algo se pasa muy mal,..pero creo que compensa lo bueno, todos los ratos felices que se pasan con ellos. Hay tantas cosas tristes en esta vida, que es mejor quedarse siempre con lo positivo.

Eso sí, los animales metidos en jaulas,...de pequeña tuve un par de hamsters,....y nunca volvere a tener uno. Tener animales metidos en jaulas, me parece una vida bastante miserable, que yo personalmente no quiero darle a ningun animal, por capricho de tenerlo como mascota. Al igual que muchos animales exoticos que mucha gente tiene,...creo que su lugar es la selva o hábitat del que provengan, no una jaula en casa.

Por otra parte,...cuando un animal es feliz, se le nota. Y te puedo decir que mi Lupita lo es. Nos necesitamos mutuamente, se nota lo mucho que nos queremos ambas. Y ademas del piso donde vivimos mi familia y yo, tenemos un patio al cual sale cada vez que lo pide. Comida, atencion veterinaria, su cajita de la arena siemrpe limpia, calentador en invierno, aire en verano,..y por supuesto,mucho amor.

Quiero muchisimo a mi Lupita!!!! Ojala dure muuuchos años y siempre sea muy feliz!! Besitos!!