domingo, 19 de febrero de 2012

San Valentín 2012.


¡Que ganitas tenía de poner un poco al día el blog! Que lo tengo al pobre muy dejado,... Ahora voy a tener unos días en los que podré dedicarle más tiempo, así que aprovecharé para subir unas cuantas entradas que tengo pendientes,..¡demasiadas para mi gusto! Pero poquito a poco, vamos con ello,...

Aunque hace ya unos días que San Valentín ha pasado, no quería dejar de mencionar cómo me ha ido en él este año,... y es que tengo mucho que agradecer a mi chico, así que esta entrada va dedicada a él, a mi niño lindo, al amor de mi vida.

Sé que a muchos no os gusta esta fecha,...pero a mi sí que me gusta, porque aunque pienso que el amor dura todo el año, y hay mil y un momentos en los que podemos ser detallistas con nuestra pareja, no está de más tener otro día especial para con nuestro enamorado, y poder tener así una excusa perfecta para celebrar algo, y como no, disfrutar de ello.

Este año estuvimos juntos mi chico y yo justo hasta el lunes 13 por la mañana, así que el 14 de febrero lo hemos pasado separados. Aún así, el fin de semana anterior hicimos muchas cosas, paseos juntos y alguna que otra cenita estupenda (una de ellas en Ecocentro, ¡ya subiré el post!), que me encantaron. También nos hicimos un regalo mutuo, una escapada que haremos dentro de unos cuantos meses, a una suite rural suuuuper bonita (no, no soy rica, ¡pillamos una oferta de estas de groupon que nos ha salido por casi nada!). Pues bien, fin de semana perfecto, y vuelta a casa.

Día 14 de febrero, ¡regalo sorpresa de mi chico! (¡sorpresón diría yo!), recibo una caja en casa (a pesar de varias incidencias con el servicio de mensajería encargado de traerme el paquete a casa) , , que contiene 12 rosas rojas, una cajita de bombones (¡con lo golosa que soy!) y una botella de cava (para disfrutarla cuando volvamos a estar juntos). Imaginaos mi cara cuando por fin tuve el paquete en mis manos. Llena de alegría, deseando abrirlo y ver con mis propios ojos el contenido de la misma. Me hizo muchísima ilusión. Mucha, mucha, porque nadie nunca había tenido un detalle tan bonito conmigo en un día así de especial.


Muchas gracias mi vida. Por el regalo y por todo. Me has dado muchísimo en estos casi 4 años que llevamos juntos. Quería aprovechar para darte las gracias desde aquí. Por todo lo que me cuidas y me quieres. Por tu cariño, tus besos, tus abrazos. Por tus ánimos y tu apoyo cada vez que lo he necesitado. Por no sólo apoyarme en mi desición de ser vegetariana, sino por empujarme a ello, a que diera el paso, a ser más feliz. Por darme fuerzas en mis estudios, en tantos momentos en los que me desespero, porque tú siempre confias en mí y en que puedo hacer todo lo que me proponga. Por llevarme a tantos restaurantes vegetarianos, sólo porque sabes que me gustan y darme el capricho. Y ¿sabes qué? que quiero decirte una cosa, que juntos podremos con todo. Gracias mi vida. Te amo.

3 comentarios:

Alba (Mi vida con un vegano) dijo...

Ai que bonito! Viva el amor!

Nefer dijo...

Qué bonitos detalles!!! Me alegro un montón que lo disfrutárais... mi chico y yo tampoco pudimos estar juntos, pero bueno, cuando nos veamos ya lo celebraremos! Estoy deseando ver las nuevas entradas!

Un beso!

ahhh... muchas gracias por votarme :) no sabes la ilusión que me ha hecho!

Pequeña dijo...

¡Vivaaaaaa! ¡¡El amor tiene que mover el mundo!! jajajaja Besos!!

De nada Nefer, si es que con esa pinta que tienen tus recetas, como resistirse a probarlas (votarlas)? Besos!!