viernes, 16 de septiembre de 2011

Viaje verano 2011 a Cantabria



Este verano he tenido unas buenas vacaciones. Aproveché con mi chico para visitar un lugar al cual me hacia muchísima ilusión ir. Siempre hay sitios que ver en España, por mí los visitaría todos, porque hay playa, montaña, ciudades, arte,…todo lo que quieras encontrar. Sin embargo, a todos nos tira más algo, y en mi caso, tenia muchas ganas de ir al norte, porque aunque sabia que no me iba a bañar en la playa aunque estuviésemos ya en pleno mes de julio (esas temperaturas son demasiado bajas para mí, si pretendo tomar el sol en bikini y bañarme en la playa), sabía que encontraría mucho verde, lugares preciosos,…y muchas ¡vacas! Sí, habéis leído bien, ¡anda que no disfruté viendo vaquitas cada dos por tres, pastando “libres” por el campo! Ainsss, eran preciosas todas. Además, disfruté enseñándole a mi novio cuales eran de raza Tudanca, Asturiana de los valles, Pirenaicas, Frisonas,…


Para empezar con la crónica del viaje, os diré que el sitio que elegimos para alojarnos fue una gran elección. Nos quedamos 4 noches en la “Posada Gema”, situado entre Santillana del Mar y Suances. La posada era una maravilla, preciosa, por dentro y por fuera. Nuestra habitación bonita, cómoda y limpia. Los desayunos,…ainsss esos desayunos servidos por la simpática Gema,…enormes y deliciosos. Café, cola cao, leche, zumos, tostadas, mantequillas, mermeladas, aceite de oliva, tomate, sobaos y otros dulces, todo servido por Gema, nada de autoservicio, como ella misma nos dijo “estáis de vacaciones”, y se agradece, la verdad. Y el precio especatularmente barato para el servicio de calidad que nos dieron. No voy a comisión ni nada, pero cuando te tratan tan bien en un sitio, hay que decirlo.



En cuatro días vimos todo lo posible, y aun así me quedé con ganas de más. Estuvimos en San Vicente de la Barquera, Comillas, Potes, Fuente Dé, Bárcena Mayor, Laredo, Santoña, Castro-Urdiales, Santander, Santillana del Mar, Suances…imposible ver más en 5 días (y encima íbamos en un Volvillo con más de 20 años que se portó genial,..no nos dejó tirados, que ya es mucho decir). De Suances nos gustó mucho la playa, y en especial esta calita.


Camino a Fuente Dé paramos en un Centro de interpretación de la naturaleza del Parque Picos de Europa,…bastante interesante, sobretodo teniendo en cuenta lo mucho que me interesa la naturaleza. Fuente Dé me pareció una maravilla, lástima que estuviese nublado, ya que no subimos al teleférico porque pagar un dinero por subir hasta arriba y luego no ver más que nubes,..como que no,… Pero allí pasamos una tarde preciosa, tirados en el césped, con muchas vaquitas a nuestro lado, en plena naturaleza y respirando aire puro,…me encantó.




Bárcena Mayor también me pareció un gran sitio. Según dicen, el pueblo más antiguo de Cantabria. Está dentro del Parque natural de Saja-Besaya, un parque desconocido hasta el momento para mí, que es precioso, me alegré mucho de habernos decidido a tomar esa ruta. Allí también visitamos otro centro de interpretación de la naturaleza, este bastante más pequeñito pero atendido por una persona muy amable, que nos informó de muchas rutas y curiosidades del parque.




Castro-Urdiales también nos gustó mucho, llegamos tarde y con hambre, pero al llegar nos tomamos unos pinchos y un Txacolí que nos supo a gloria, y en nada nos ofrecieron una visita guiada gratuita por allí, que nos hizo apreciar mejor aquel lugar, conociendo un poco su historia y curiosidades. Fijaos bien en al foto, según nos contaron, todos los años en algún temporal pasaban olas por encima de la iglesia que veis ahí, sí, sí, olas gigantes que lo arrasan todo y tienen que reconstruir aquello cada dos por tres,…


En San Vicente de la Barquera disfrutamos de sus bellos rincones marineros.


En Santander es una gozada visitar el Palacio de la Magdalena. Está dentro de un parque urbano muy bonito, en el que podéis encontrar hasta pingüinos y focas o leones marinos,..aparte de que estaréis viendo el mar constantemente y es una maravilla.



El último día nos decidimos a comprar cosas para traerlas a nuestras familias. Lo dulce lo compramos todo en Santillana del Mar, unas quesadas caseras riquímas, y unos sobaos,..ainsss, menudos sobados de mantequilla gigantes,..y deliciosos. No he probado unos sobaos más ricos en mi vida. No hay fotos porque no dio tiempo a hacerlas,…


En fin, que si os estáis planteando viajar a Cantabria, no lo dudéis y echaros a la aventura, no os vais a arrepentir. Nosotros nos quedamos con ganas de más, nos quedó el Valle del Pas, Cabárceno y algún que otro sitio de renombre más. Pero no importa, porque volveremos seguro y podremos seguir disfrutando de estas maravillosas tierras.

6 comentarios:

Mi vida con un vegano. dijo...

Que pasada de viaje! Si es que no se tiene que ir muy lejos para ver cosas bonitas. :)

Pequeña dijo...

Pues sí, hay sitios preciosos muy cerca, seguro que más de los que nos imaginamos,...así que,...¡a conocer los máximos posibles! Que solo hay una vida y hay que aprovecharla.

Hera dijo...

¡Yo también estuve este verano en Cantabria! y de paso en Asturias jeje. Ya estoy preparando mi diario para actualizar (que estuve unos días sin ordenador y el blog quedó parado...).

Un saludo!

Pequeña dijo...

¡Pues seguro que te gustó tanto como a mí!En Asturias estuve hace unos años, y también era precioso. A ver si publicas pronto y puedo cotillear un poco tu viaje,...jajaja

IsaaK dijo...

Bueenas maja, te está quedando muy bien el blog, y ahora con más tiempo me he leído tu entrada sobre el viaje a Cantabria. Mi pareja (Nefer, de el blog L'AMANIDA ANIMADA) y yo también viajamos a Cantabria, pero fue en 2006, aunque yo ya he estado 3 veces (la primera en 1994, si no recuerdo mal...)

Es precioso, sobretodo Barcena Mayor y Santillana del Mar (impresionantes calles enpedradas).
Y hablando de comida, debo reconocer que los dulces son increíbles: Los típicos sobaos, las quesadas, los emparedados de crema y los sacristanes, mmmmmm!!!

Aunque ahora que somos vegetarianos lo tendríamos más difícil para comer de restaurante por allí, ya que se come muchísima carne, pero bueno...

¡¡Me alegro que lo pasaráis tan bien!! ¡¡Saludos desde Barcelona!!

Isaak

Pequeña dijo...

¡Hola Isaak! ¡¡Agradezco mucho que te pases por aquí!! Tengo mucha ilusión puesta en el blog, y me pone contenta entrar aquí y ver que alguien ha leido lo que he escrito y me ha dejado un comentario.

Cantabria es preciosa, la mires por donde la mires, y sí, los dulces de allí están muy ricos, a mi me gustaron en especial los sobaos esos grandes que se hacen con mantequilla,...deliciosos, y la verdad es que las quesadas también arrasaron cuando llegaron a su destino,...lástima que solo hicieron parada en Madrid, porque a Sevilla con tanta calor no hubieran llegado.

Barcena Mayor y Fuente Dé me gustaron especialmente, son sitios que me atraparon y en los que disfruté con mayúsculas.

Comer allí vegetariano sí que es difícil, pero bueno, siempre se puede hacer algún apaño, como en todos lados.

Me alegro de que vosotros también lo pasárais bien por allí, yo se lo recomiendo ahora a todo el mundo! Eso sí, hay que seguir viajando a nuevos lugares, conociendo otros sitios, costumbres, comidas,... y luego a dejarlo todo escrito en el mundo blogero!! Que hay que compartir!! Besos a ti y a Nefer y gracias por todo!!